Enviar
Viernes 17 Febrero, 2012

Vivienda y trabajo: lo que el gobierno le debe a Limón

La escasez de viviendas en las últimas décadas ha incrementado el problema social. Nuestro Estado tímidamente ha buscado una solución real, pues el problema de vivienda es acompañado por problemas tales como el desempleo, la pobreza, la desintegración familiar, drogas y delincuencia, entre otros.
Hoy día la vivienda constituye un derecho social, concreto e individualizado en el que no existen distinciones de clases sociales, solamente el derecho a la vivienda propia para todos.
El artículo 65 constitucional establece la obligación al Estado de construir vivienda popular y dotar de patrimonio familiar al trabajador. Esto significa que el Estado debe buscar la forma de atender esas necesidades, debe procurar la creación de fuentes de trabajo promoviendo la instalación empresas que les abran a los ciudadanos verdaderas posibilidades laborales.
Pero precisamente esa alternativas son un reflejo de lo que no pasa en nuestra provincia. Son tareas que no hace el gobierno. No vemos un solo proyecto de vivienda en ejecución desde hace más de una década y menos la acción gubernamental propiciando la llegada de empresas, ni vemos ofertas nuevas de empleo.
He venido planteando públicamente el tema de la “Etica de los funcionarios públicos y transparencia”, y lamentablemente debemos recordar, y por citar solo un ejemplo, que lo sucedido con la nueva Cinchona adolece mucho de esa ética y transparencia. Hemos investigado y denunciado que las viviendas entregadas de “interés social” superan los ¢50 millones cada una.
¡Lo mejor de Limón es su gente!, dice nuestro histórico refrán, pero gente que desde hace muchos años ha sido abandonada sin posibilidades claras de empleo y menos de vivienda, un gobierno que en estos años ha valorado muy poco o nada a Limón. Nuestra provincia ha sido la cenicienta del gobierno, que desde mi perspectiva se queda así vestida, ya que no observamos en el horizonte ningún cambio de actitud de la señora presidenta ni de su gestión de gobierno para Limón. Se ha incrementado la criminalidad, no hay trabajo, los hogares son precarias fachadas de desintegración familiar, hay deserción estudiantil y nuestros hijos lloran por hambre. Lo único diferente que vemos son más retenes, unos cuantos policías más; cuando es sabido que la solución a nuestra problemática es una atención integral.
Recientemente la prensa denunció que por espacio de cinco años, el Gobierno no le aportó ¢551.000 millones al Fosuvi que administra el Banhvi, lo que imposibilitó que de 2006 a 2010, se dieran 78 mil bonos ordinarios a familias de escasos recursos. Cuántas soluciones de viviendas para nuestra Provincia de dejaron de concretar gracias a desaciertos de los gobiernos de Oscar Arias y de Laura Chinchilla.
Hoy los limonenses alzamos la voz y tratamos de llegar al corazón de cada funcionario de gobierno y muy en especial de la Señora Presidenta para que se promueva el empleo y la vivienda, y se concreten programas de desarrollo integral para nuestra querida Provincia de Limón.

Walter Céspedes Salazar
Diputado