Enviar
Unos ¢18 mil millones de sus utilidades serán destinados a este sector
Vivienda será prioridad del Banco de Costa Rica

• Entidad reportó un cierre de año con resultados positivos


Wilmer Murillo
[email protected]

Este año el Banco de Costa Rica retomará la colocación de crédito para vivienda social como uno de sus programas estrella.
Con créditos promedio de ¢10 millones, el programa privilegiará a personas y núcleos de familia que devenguen menos de ¢570 mil por mes, equivalente a cuatro salarios mínimos.
Estos créditos, que no están sujetos a los gastos de formalización ni avalúos, se financiarán a 30 años plazo, una tasa de interés del 11% (tasa básica pasiva más cuatro puntos porcentuales) y los beneficiarios podrán optar por el bono de la vivienda.
“La cartera, que equivale al 75% de las ganancias del banco el año pasado por ¢26.858 millones, intenta lograr al menos 1.800 soluciones de vivienda. El Banco logró el año pasado utilidades superiores en un 7,3% a las de un año antes, dijo Carlos Fernández, gerente general del BCR.
El Banco experimentó un crecimiento de poco más de un 4% en términos reales (descontando la inflación) especialmente impulsado por cuentas corrientes y de ahorro en colones.
La cartera de crédito aumentó un 54% otorgándole al BCR el 17% del mercado, dijo el gerente.
Dentro de la cartera de crédito destacan los rubros de agricultura, ganadería, industria, comercio y servicios de transporte con las tasas más elevadas.
Sin embargo, la principal fortaleza del Banco sigue siendo la vivienda, cartera que aumentó de ¢98 mil millones a ¢148 mil millones el último año.
El crédito de consumo creció un 25% de ¢66 mil millones a ¢83 mil millones, especialmente para remodelación de casas, menaje, vehículos y tarjetas de crédito, estas últimas con un crecimiento neto del 29% equivalente a ¢6 mil millones.
El BCR continuará buscando una relación de su cartera de crédito del 60% para empresas y el 40% para personas.
En captaciones procura una relación del 80% en depósitos a plazo y un 20% a la vista para abaratar costos, pues el valor de manejo de las cuentas de corto plazo de ahorro y cuentas corrientes es más alto.
El patrimonio creció un 15% hasta ¢191 mil millones básicamente impulsado por las ganancias de las cuales dispuso de ¢10 mil millones para las cooperativas, préstamos para la educación, la Comisión de Emergencias y el pago del impuesto sobre la renta.
El margen financiero del BCR fue bueno pese a la caída de los tipos de interés internacionales, lo cual se compensó con un volumen de crecimiento del 22,8%.
El Banco aumentó los ingresos por servicios pues vende lotería, raspaditas, y hasta entradas a estadios que se dispensan a través de cajeros automáticos.
También logró buenos resultados en la recaudación por servicios públicos, actividades derivadas del comercio internacional y el manejo de fondos de inversión e inmobiliarios.
No obstante, los gastos de administración crecieron un 20,6%, considerados altos y explicados por la expansión del banco que incrementó el pago a su personal en ¢7 mil millones al elevar su planilla de 2.400 a 3.600 trabajadores y sus oficinas hasta 253 para alcanzar zonas más alejadas.
Fernández adujo que incluso desean abrir una sucursal en la isla del Coco. Lo justificó indicando que cada empleo del banco genera $25 mil libres y cada uno administra hasta un $1 millón.
Entre sus planes para 2008 figura la creación de la tarjeta Pura Vida para personas con ingresos bajos.
El crédito de entrada a clases, prestará de ¢50 mil a ¢1,5 millones y un plan de vivienda con alrededor de seis opciones.

Ver comentarios