Enviar

Costa Rica necesita planes acordes con las necesidades y oportunidades del mundo actual, más allá de los intereses políticos de corto plazo

Visión acertada y acción oportuna

La noticia de que unas diez compañías impartirán capacitación en temas inexistentes en la oferta académica del país, que dio a conocer ayer LA REPUBLICA en su página “El lado positivo”, es estimulante. La iniciativa debería mover a mucha gente a interesarse por participar en el Proyecto Experiencia Aplicada EXP, para mejorar su preparación y actualizarse en campos que no se ofrecen en los centros educativos nacionales.
Basta hacer un clic e ingresar al sitio www.exp.co.cr para matricularse de forma gratuita a una serie de foros, charlas y cursos que brindarán expertos de esas empresas multinacionales con la idea de compartir conocimientos y experiencias.
La noticia llega en buen momento. Es hoy justamente cuando se comprueba que el país no preparó a su gente, como debió hacerlo, para aprovechar las oportunidades laborales que la apertura podría traer.
Si bien algunas entidades públicas y privadas están comenzando a generar programas de estudios y capacitación en diversas áreas y niveles, como los que requieren ahora, por ejemplo, las telecomunicaciones, está claro que la oferta llega tarde puesto que hoy los nacionales no están en condiciones de cubrir los cerca de 15 mil nuevos puestos de trabajo que podrían surgir.
No tenemos capacidad de reaccionar a tiempo con visión de futuro. En materia de educación y actualización no hubo, al igual que en muchos otros campos, planificación oportuna, acostumbrados como estamos a la administración para el corto plazo. Esto puede costar hoy el duro precio de que deban venir extranjeros a ocupar los puestos de que tanto se les habló a los costarricenses.
No se trata de que todo el mundo estudie las mismas carreras y de que únicamente se atiendan los requerimientos de las empresas que hoy, coyunturalmente, abren oportunidades laborales. Se trata de prepararse para aprovechar las opciones del mundo actual sin dejar por ello de lado vocaciones y aptitudes.
El país necesita visión amplia y acertada. Alguien debe hacer un alto en la carrera, sentarse a estudiar y analizar, y si sus conclusiones son buenas ese alguien debe ser escuchado más allá de los intereses políticos de corto plazo.
Ver comentarios