Enviar

Visconti sigue la fiesta de Movistar

El ciclista italiano gana su segunda etapa, la cuarta para su equipo

201305222337090.a5.jpg
Giovanni Visconti ratificó su buen momento en Vicenza, donde entró completamente solo. Luk Benies-AFP/La República
El equipo Movistar ha montado su propia fiesta en este Giro, rebasando hasta sus propias expectativas. Ahora fue Giovanni Visconti quien volvió a repetir, sumó en Vicenza su segunda victoria en esta edición y ya el equipo español cuenta con cuatro podios.
El ciclista italiano aprovechó el único ascenso del día para atacar. Se trata del llamado Crosara, a 17 km de meta, un puerto que engañaba puesto que se había catalogado como de cuarta categoría cuando su dificultad era mucho mayor.
En esa subida atrapó al colombiano Miguel Rubiano, único sobreviviente de la escapada, y lo dejó atrás para pasar completamente solo la línea de meta de la decimoséptima etapa entre Caravaggio y Vicenza, de 214 kilómetros, con una diferencia de 19 segundos respecto al pelotón encabezado por el lituano Ramunas Navardauskas (Garmin), donde se encontraban el líder Vicenzo Nibali y el resto de favoritos, que salvaron el día en vísperas de las tres etapas de montaña que decidirán el Giro.
201305222337090.a55.jpg
La etapa que era de transición, y en la que se esperaba un mayor protagonismo de los hombres rápidos en el cierre, tuvo un final diferente por culpa de Visconti.
Se dieron las típicas escapadas, es más desde el kilómetro 11, cuatro corredores —Maxim Belkov (Katusha), Rubiano (Androni), Gert Dockx (Lotto) y Luke Durbridge (Orica GreenEDGE)— decidieron circular en solitario hasta la subida el famoso puerto Crosara que terminó acabando con sus fuerzas.
Lo mismo sucedió con el británico Mark Cavendish, quien cuenta con cuatro victorias en este Giro, no soportó y se quedó atrás perdiendo más de un minuto con respecto a Nibali.
Visconti, sprinter de 30 años, aún no había dado a la escuadra telefónica los triunfos que se esperaban de él cuando le ficharon en 2011, pero en este Giro está intratable. Dos victorias, y rompiendo su estilo, atacando a tiempo y llegando solo a meta, lo hizo en el frío y cruel asenso del Galibier el domingo en la etapa 15, y ahora la de Vicenza.
“La verdad es que el Galibier me ha resucitado. Me ha servido para encontrarme a mí mismo, para recuperar la confianza en mí y en mis opciones en carrera. Este es el Visconti que quiero ser, no el otro. Si hace unos días me dicen que iba a atacar en una subida como esta, no lo hubiera creído, el poder de la mente lo cambia todo. Era un sueño ganar una etapa en un Giro y en tres días he conseguido dos”, dijo el ciclista de Movistar.

 

Dinia Vargas y EFE
[email protected]

 

 



Ver comentarios