Virus Zika desata frenesí en laboratorios por desarrollar vacuna
Enviar

Antes de ser conocido como un virus mortal, Zika era simplemente una selva exuberante sobre las orillas norteñas del Lago Victoria, un santuario tranquilo a través de Tanzania y sus minas de oro.

En la actualidad, el virus desató una verdadera fiebre del oro: las empresas promocionan productos que van desde vacunas ni siquiera probadas en ratas hasta dispositivos que filtran el Zika de la sangre –lo cual deja en manos de los expertos en salud determinar qué propuestas pueden contribuir a frenar la propagación explosiva de esta enfermedad transmitida por el mosquito.

Más de 15 compañías están en contacto con la Organización Mundial de la Salud en relación al desarrollo de vacunas, y alrededor de 20 están trabajando en herramientas de diagnóstico, dijo la agencia de salud mundial el viernes. Junto a Sanofi, de Francia, que vende una vacuna contra un virus parecido, hay actores más pequeños como Inovio Pharmaceuticals Inc. y GeoVax Labs Inc. de los Estados Unidos, y desarrolladores de kits de prueba vendidos a laboratorios por apenas $6,8 cada uno.

“Todos participan para hacer algo”, dijo Richard Kuhn, responsable de ciencias biológicas en la Universidad Purdue, cuyo laboratorio estudia virus transmitidos por el mosquito como el dengue, primo hermano del Zika, desde hace más de un decenio. “Resulta fácil hacer algunos experimentos rápidos y demostrar algún tipo promisorio de diagnóstico o incluso algo parecido a una vacuna. Pero adoptarlo y hacerlo avanzar requiere una cantidad enorme de infraestructura, conocimiento y experiencia y dinero”.

La preocupación por el avance del Zika desde las selvas de Uganda y Tanzania, donde fue detectado por primera vez en humanos en 1952, hasta Asia y toda América del Sur, América Central y el Caribe, está llevando a los gobiernos a ofrecer dinero a investigadores emprendedores.

Barack Obama, presidente de EE.UU., proyecta pedir al Congreso estadounidense $1.800 millones en financiamiento de emergencia. En Inovio, de Plymouth Meeting, Pensilvania, el máximo responsable ejecutivo, J. Joseph Kim, dice que este brote de interés corporativo es una bendición.
 


Ver comentarios