Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NACIONALES


Villalta: “Solís vira a la izquierda inevitablemente”

Esteban Arrieta [email protected] | Sábado 27 septiembre, 2014



Líder de Frente Amplio defiende acciones sociales tomadas por Presidente

Villalta: “Solís vira a la izquierda inevitablemente”

“Las medidas contra el gran capital tienen que ser más fuertes”

Han pasado casi cinco meses desde que Luis Guillermo Solís del PAC, asumió las riendas del país.
En ese lapso, José María Villalta, excandidato presidencial del Frente Amplio, partido que tuvo un éxito electoral sin precedentes en las pasadas elecciones, mira con esperanza el viraje hacia la izquierda que ha tomado el país de la mano del mandatario.

Tras la última contienda electoral, José María Villalta, se dedica a dar asesorías como abogado. Asimismo, ayuda a los diputados del Frente Amplio en su labor, eso sí, de forma voluntaria, pues no es parte de la planilla del Congreso. Gerson Vargas/La República

Sin embargo, para Villalta y el Frente Amplio, todavía falta mucho para recuperar el Estado social de derecho que prometió el Presidente y por eso reclama acciones concretas.
“Hemos tenido gobiernos que se tiraron a la derecha por mandato de Washington, ahora, don Luis dice que quiere volver al centro y en Costa Rica, eso inevitablemente significa virar hacia la izquierda y nosotros compartimos ese criterio, pues esa es la dirección correcta”, indica Villalta.

-¿Cuál es su impresión sobre el gobierno de don Luis Guillermo en estos primeros meses de trabajo?
Echamos de menos la definición de acciones más concretas para cumplir las promesas del plan de gobierno, le falta todavía aterrizar y tener un equipo más coherente, más sólido.
Sin embargo, hay que dejar claro que cualquier candidato que hubiera ganado las elecciones, la tendría muy difícil porque el ambiente político es muy convulso, sobre todo, con un parlamento tan fraccionado.

-¿Qué acción podría señalar como la mayor virtud del mandatario?
Ha buscado una política pública más equilibrada, y por tanto, no quiere casarse del todo con los grandes capitales neoliberales de los últimos gobiernos. Por ejemplo, nos parece que en la negociación salarial del sector público, se impulsó un poco de eso, al ofrecer una propuesta social diferenciada que dio un aumento más alto a las personas más pobres, asimismo, está tratando de ordenar los programas sociales y busca reducir el clientelismo. Esas son decisiones que marcan un rumbo distinto, son señales de querer ir en otra dirección, no casándose con un sector, sino escuchando a muchos otros grupos.

-Entonces, ¿hay un enfoque más social por parte de esta administración?
Creo que sí; sin embargo, no termina de distanciarse del modelo neoliberal, al que nos tenían acostumbrados doña Laura Chinchilla y don Óscar Arias. Desde nuestro punto de vista, falta mucho para recuperar el Estado social de derecho, hay buenas señales, pero falta mucho.

- ¿Es el Frente Amplio aliado natural del gobierno?
El Frente Amplio no ha firmado un cheque en blanco, así como tratamos de colaborar en los puntos en que coincidimos, también seremos firmes cuando sea necesario cuestionar y denunciar las cosas en las que no estemos de acuerdo, e incluso, hay temas que nos dividen. Lo que pasa, es que algunos dicen que somos aliados incondicionales, porque no nos paramos en la escoba de esta administración como lo hace el PLN, ni tampoco asumimos una actitud mercenaria como el Movimiento Libertario.


-¿Qué temas dividen al Frente Amplio y el gobierno?

Por ejemplo, estamos en desacuerdo con la decisión de don Luis Guillermo de no eliminar la DIS. Por otra parte, vemos confusión en el discurso ambiental y estamos esperando la política fiscal que él impulsará, porque no toleraremos una reducción de la inversión social, como se ha rumorado, ni tampoco creemos que los trabajadores tengan que pagar por las consecuencias de malas administraciones y corrupción.


-El presidente Solís indica que él redirige el gobierno hacia el centro, ¿Es cierto eso?
Hemos tenido gobiernos que se tiraron a la derecha por mandato de Washington, ahora, don Luis dice que quiere volver al centro y en Costa Rica, eso inevitablemente significa virar hacia la izquierda y nosotros compartimos ese criterio, esa es la dirección correcta, pues las políticas de una derecha deshumanizada han ampliado la desigualdad social en el país.

-¿Por qué no decir que el Frente Amplio y el PAC son partidos tirados a la izquierda?
Evidentemente nosotros sí somos un partido que está a la izquierda, pero nos preocupa que esa palabra se saque de contexto y se pueda utilizar para distorsionar la realidad o para confundir y asustar con fantasmas que no tienen que ver con la realidad costarricense.

-¿En qué se diferencian el gobierno del PAC y el Frente Amplio?
El Frente Amplio tiene un programa de gobierno que busca la justa distribución de la riqueza, los derechos de los trabajadores y la defensa del ambiente, entre otros temas. En ese sentido, don Luis da señales que lo acercan a ese programa, pero otras que no. Para responderle, creo que en este momento ese tema está en disputa, está por verse si va a ver más o menos coincidencias, con un gobierno de izquierda o con un gobierno neoliberal.


-¿Es esta administración socialista o progresista?
(Risas)… No sé dónde inventaron eso, si fue Otto Guevara, Jorge Guardia u otro neoliberal, pero me parece que está muy lejos de ser un gobierno socialista.
Este es un gobierno en contradicciones, con fuerzas que están en agarradas del moño a lo interno y que por tanto, no sabemos hacia dónde va por el momento. Lo único que sí sabemos es que este gobierno sí quiere recuperar los postulados de la socialdemocracia, la cual, es representada únicamente por el PAC, pues todos los demás partidos se volvieron neoliberales. En su discurso, don Luis demuestra ser un socialdemócrata convencido, él quiere recuperar el estado de bienestar, no obstante, esta posición no lo hace socialista.

-¿Se requiere un golpe de timón más fuerte para recuperar el Estado social del que usted habla?
Se necesita un norte claro y coherente. Las medidas contra el gran capital tienen que ser más fuertes, como por ejemplo, el impuesto sobre la renta, además de la renta global, para poner a pagar más a los que están acumulando riqueza.

-¿Cogobierna el Frente Amplio para impulsar sus reformas?
De ninguna manera, nosotros no tenemos nombrada gente en el Poder Ejecutivo como otros partidos, ni tampoco definimos políticas públicas.

-¿Cree que es responsable impulsar el gasto como lo está haciendo el gobierno para favorecer al sector público con aumentos por encima de la inflación, cuando el déficit del gobierno ya llegó al 6,7% del PIB?
El problema del déficit no es un asunto de ahora, sino que se viene acumulando desde hace años y que principalmente fue impulsado por algunos partidos políticos que abrieron la llave del gasto cuando se acercaban las elecciones. Don Luis no tiene la culpa de esta situación y tampoco la tienen los trabajadores del país. Para acabar con este problema, hay que evitar el despilfarro, pero también una reforma fiscal progresiva.

-¿Villalta 2018?
No estamos pensando en eso. Es un error lanzar campañas políticas prematuras, la experiencia reciente lo muestra. No es el momento de hablar de eso. En lo personal no he decidido, ni descartado nada. Lo que procede en estos momentos, es cerrar filas para que el Gobierno pueda cumplir con su programa.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR