Vigilancia con tobilleras electrónicas para arrestos comenzó hoy
Inversión para poner en uso los dispositivos es de ¢860 millones. Cortesía Ministerio de Justicia y Paz/La República
Enviar

El sistema de vigilancia electrónica con tobilleras inició hoy con la aplicación de los dispositivos a ocho personas.

Las tobilleras electrónicas envían señales satelitales de posicionamiento global (GPS) al centro de monitoreo de la Policía Penitenciaria, para que de esta forma, los imputados puedan ser vigilados.

Un equipo de 16 policías y siete funcionarios técnicos y profesionales —tales como abogados, orientadores, psicólogos y trabajadores sociales— se encarga de dar seguimiento a las personas bajo ese régimen.

Los implicados descuentan penas de hasta seis años por delitos no violentos y ninguno tenía antecedentes judiciales.

La medida nació como un mecanismo para combatir el hacinamiento carcelario, pero su aplicación aislada no resolverá dicho problema, según Marco Feoli, viceministro de Justicia.

La inversión inicial para poner en uso 270 dispositivos es de ¢860 millones.

¿En qué casos se podrá utilizar?
La Ley de Mecanismos Electrónicos de Seguimiento en Materia Penal establece tres supuestos de aplicación para estos dispositivos.

El primero consiste en la modalidad de localización permanente, impuesta como una medida cautelar, que complementa otras limitaciones como no salir del país y firmar periódicamente.

El segundo comprende el control de personas en los casos regulados por ley, es decir, cuando es impuesta la libertad condicional o un arresto domiciliario con monitoreo electrónico.

Por último, se utilizará la tobillera como medida de seguridad contra el imputado, en casos de violencia contra la mujer, con el fin de que este no se enlace con la víctima.


Ver comentarios