Enviar

La corrupción, más que un asunto criminal, es producto de una vieja manera de hacer política, de una falta de transparencia y rendición de cuentas en el ejercicio de la función pública
Vieja forma de hacer política

En Costa Rica se continúa acrecentando un fenómeno de mayor contraste entre los extremos de riqueza y de pobreza en la sociedad.
Una parte considerable de este problema se debe a las distorsiones propias del sistema capitalista, donde hoy la crisis se ha manifestado en la parálisis gubernamental debido a los elevados déficits y las mayores disparidades de eficiencias entre lo público y lo privado.
El gran inconveniente de control de las finanzas públicas se ha generalizado en un menosprecio de los gobiernos frente a un auge de la inversión privada, que han aumentado paulatinamente su poder económico y ha despertado importantes demandas políticas.
Es a partir de este movimiento cuando surge la creciente percepción de necesidad de una lucha frontal anticorrupción y en pro de la democracia.
La corrupción, más que un asunto criminal, es el producto de una vieja manera de hacer política, de una falta de transparencia y rendición de cuentas en el ejercicio de la función pública.
Las facilidades provistas por los sistemas informáticos actuales y el medio de comunicación que representa hoy Internet, han dejado sin excusas a los gobiernos que todavía advierten que la comunicación de los asuntos de orden público es cara y engorrosa.
Asimismo, existe la creciente demanda ciudadana a recibir servicios públicos sin tener que acudir a dádivas, ni sobornos.
Un ejemplo que valdría la pena analizar es el de Brasil, donde parte importante de la gestión de la presidenta Dilma Rousseff ha consistido en limpiar el erario de los antiguos saqueos ministeriales.
La mandataria despidió en lo que va de su gobierno a su jefe de gabinete, al ministro de transportes, viceministro de agricultura y a decenas de funcionarios por acusaciones en su contra.
Por su parte, el ministro de agricultura renunció, y unas tres decenas de oficiales de la cartera de turismo han sido arrestados por sospechas de robo.
La limpieza de la función pública es esencial para la restitución de la credibilidad en el gobierno y en el uso correcto de los fondos públicos para el bienestar colectivo.

Ver comentarios