Vettel rebelde con causa
Sebastian Vettel es el nuevo líder de Fórmula Uno al vencer en Malasia, por delante de su compañero Mark Webber con quien tuvo un enfrentamiento.PHILIPPE LOPEZ-AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

Vettel rebelde con causa

Tricampeón obtiene primera victoria por delante de Webber

El piloto alemán Sebastian Vettel firmó su primer triunfo de la temporada en el Gran Premio de Malasia, lo hizo por delante de su compañero de equipo Mark Webber.
Dos fechas y todo parece estar en su sitio, los dos monoplazas de Red Bull dominan el Campeonato Mundial. Pero aunque todo debería ser color rosa en la escudería de bebidas energéticas no es así, la guerra es interna.

201303242307570.a22.jpg
La victoria del tricampeón mundial mostró una vez más los problemas que existen entre Vettel y Webber.
Los Red Bull dominan y todo era cuestión de minutos para pasar la bandera de cuadros, Webber iba delante de Vettel.
El director del equipo, Christian Horner, pidió mantener sus posiciones y cuidar el vehículo en lo que quedaba.
Pero Vettel no conoce de trámites, y con un juego de neumáticos medios rodaba más rápido que su compañero, que tenía llantas duras.
El duelo entre ambos era espectacular. “Esto es estúpido”, les dijeron desde el taller. “Es lento, sácale de mi camino”, respondió Vettel de Webber. Nadie cedía.
Hasta que en la vuelta 45 Vettel acabó imponiéndose, lo que enfureció a Webber, veterano de mil batallas.
“Todo fue muy justo”, afirmó el alemán, al que no felicitó Webber, con el que no cruzó ni una palabra en el podio. “Es difícil. Si hay algo que decir, debemos hacerlo internamente”, añadió.
Pero Webber no ocultó su molestia y se quejó: “Yo también pude haber ganado. Después de la última parada en boxes, el equipo me dijo que la carrera había terminado, que nos mantuviéramos en esas posiciones y arriesgáramos lo menos posible de cara al final. Vettel tomó sus propias decisiones y no hizo caso a las órdenes de equipo, pero no pasará nada porque está protegido. Siempre sucede lo mismo”.
Ya en conferencia, Vettel pidió disculpas. “Deberíamos habernos quedado en las posiciones que teníamos. Yo no ignoré las órdenes a propósito, he metido la pata en esta situación. No me siento bien por ello, quiero pedir disculpas a Mark por el resultado y solo le puedo decir que no lo hice deliberadamente”.
De vuelta en la carrera que comenzó en mojado y terminó en seco, el primero en salir de la batalla fue el español Fernando Alonso. Dos vueltas y ya no estaba en pista.
Todo comenzó cuando Alonso atacaba en la segunda curva, su coche tocó al de Vettel y se le desplazó el alerón delantero. La situación era complicada, pero al equipo le pareció que Alonso podía seguir. Grave error. En la segunda vuelta el alerón comenzó a tocar el suelo y acabó desenganchándose todo el morro, justo en el momento en que Mark Webber le estaba adelantando. Alonso perdió el control y se fue a la hierba. Abandonó.
“No hemos tenido suerte y es una pena, porque podíamos haber luchado con los Red Bull, pero las circunstancias no ayudan”, dijo Alonso, quien celebró de la peor forma su carrera 200.
La lucha quedó ahí entre Vettel y Webber, el alemán volaba a sus anchas y el equipo decidió llamarlo a cambiar llantas, eso lo aprovechó el australiano para adelantar.
Fue un duelo de Red Bull, donde ya sabemos quién ganó. Los únicos que pudieron hacerle pelea fueron los Mercedes, del inglés Lewis Hamilton y del alemán Nico Rosberg, también enfrascados en una pelea por subir al tercer puesto del cajón.
Rosberg era más rápido que Hamilton en las últimas vueltas y pidió al taller que avisaran al británico. “Si va más lento es porque nosotros se lo hemos dicho, tranquilo”, le respondieron.
Pero Rosberg no cedía. El equipo acabó justificándose ante el alemán. “No hay nada que ganar por delante ni nadie los aprieta por detrás. Hay que asegurase de que lleguen los dos”.
El podio fue para Hamilton, a quien por cierto le jugaron una mala pasada los recuerdos y se metió en los boxes de su antigua escudería McLaren en un cambio de neumáticos. El enfado de Rosberg fue tremendo. “Acuérdense de esta”, afirmó.

Dinia Vargas
dvargas@larepublica.net

Ver comentarios