Ver, el sueño pendiente de 600 personas
Todos los años realizamos más de 200 procedimientos pero la demanda crece año con año, explicó Douglas Cortés, del banco de ojos. Marco Monge/La República
Enviar

Falta de personal impide más trasplantes

Ver, el sueño pendiente de 600 personas

Al año se realizan unas 260 operaciones en la Caja

La oportunidad de volver a ver depende en muchos casos de la donación de córneas, las cuales pueden ser obtenidas de personas fallecidas gracias a que la ley lo permite, incluso sin la autorización de la familia.

201307042252190.n44.jpg
En el país alrededor de 600 personas están a la espera de un trasplante de córneas para cumplir su sueño de poder ver.
El banco de córneas también ha incursionado en el procesamiento de suero autólogo y membrana amniótica para el tratamiento de varias enfermedades oculares.
Esta entidad es otra muestra de cómo la donación de fallecidos puede ayudar a cientos de personas que buscan una mejor calidad de vida.
Desde hace diez años este centro se encarga de recolectar las córneas de personas fallecidas en centros hospitalarios y trasladarlas al sitio de la cirugía.
El problema es que el banco posee poco personal, por ello solo permite realizar unos 260 trasplantes al año.
En el caso de las córneas la ley de donación y trasplantes de tejidos hace una única excepción para la extracción sin la autorización de los familiares, cuando son pacientes mayores de 18 años.
Los mitos en torno a este tipo de donación limitan el trabajo de los médicos que retiran las córneas, pues los familiares creen que se retira el ojo completo.
Por lo que se niegan al retiro por temor a que dejen deformado el rostro del fallecido, pero la realidad es que el tejido retirado es del grosor de un cabello humano.
“Hay muchos mitos en torno a esta donación, pero las personas ni notan la extracción pues es una capa muy delgada”, aseveró Douglas Cortés, del banco de ojos.
Por su parte, la incursión en la producción de suero autólogo le permite al banco dar apoyo a los pacientes con enfermedades como el ojo seco, defectos epiteliales y erosiones corneales.
En estos padecimientos es necesario humedecer el ojo constantemente para mejorar la vista y la calidad de vida de quienes lo padecen.
Otro de los servicios que ofrece el banco es el almacenamiento de membrana amniótica, este tipo de injertos se usa en personas con defectos epiteliales; es decir, ulceras en la retina.
Las solicitudes de córneas se realizan en personas de todas las edades, pero con mayor incidencia a partir de los 40 años cuando las enfermedades progresivas han causado mayor daño a la vista, al punto de dejar ciego al paciente.

Angie Calvo
[email protected]

Ver comentarios