Enviar
De incumplirse acuerdo firmado en julio por Aerolíneas el grupo español cancelaría negociaciones
Venta de Aerolíneas Argentinas peligra

• Parlamento del país sudamericano sería quien establezca el precio de compra y no los españoles

Buenos Aires
EFE

El grupo español Marsans advirtió que podría no venderle al gobierno de Argentina la compañía Aerolíneas Argentinas y retomar el control de la misma, sino se respeta el acta de acuerdo firmada en julio que establece las pautas para que el Estado compre dicha empresa.
“Si resulta que, al final, no se compra la sociedad en esas condiciones, no se está respetando el acuerdo. Por consiguiente, me puedo sentir engañado. Ahora, si pasa eso, entonces no vendo”, afirmó Vicente Muñoz, director corporativo de Interinvest (Marsans), Vicente Muñoz.
Marsans y el gobierno argentino pactaron el 17 de julio un período de 60 días hábiles, que vence el próximo 13 de octubre, para que cada uno, a través de un tasador de parte, establezca cuál es el valor de la compañía y sus subsidiarias.
Si no hay acuerdo, se recurrirá a una tercera valuación independiente, cuya valoración será inapelable, de acuerdo al acta acuerdo.
Sin embargo, el Parlamento argentino aprobó luego una ley en la que se establece que será el Legislativo el que apruebe el precio final que el Estado pagará por Aerolíneas en base a la valoración hecha por el Tribunal de Tasación de la Nación.
Muñoz añadió que la ley promulgada “matiza algo el acta acuerdo”, que para Marsan sigue estando en vigor.

“La única diferencia es que, según la nueva ley, el precio lo tiene que refrendar el Parlamento. Lo que no puede ser es que yo firme un acuerdo con alguien y que, además, ese alguien sea el único que puede fijar un precio”, afirmó el directivo español.
De presentarse una expropiación de Aerolineas por parte del gobierno argentino, Marsans recurrirá a “herramientas legales, como el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI)”, tribunal que depende del Banco Mundial.
Ni el Tribunal de Tasación, que valuará la empresa para el Estado argentino, ni el Credit Suisse, que lo hará por Marsans, han fijado de momento un precio.
De acuerdo a Marsans, la tasación no debe hacerse a partir del patrimonio neto de la compañía (que arroja un saldo negativo de $170 millones), sino por el cálculo de flujo de fondos futuros.
Para ello ha elaborado un plan de negocios, pero el gobierno lo ha rechazado como punto de partida para la valoración.
“Nos dijeron que no están de acuerdo con el plan de negocios, pero no nos dijeron en qué. El tiempo va pasando y no se puede hacer una valuación desde el punto de vista del flujo futuro de fondos si no hay un plan de negocios”, dijo Muñoz.
Fuentes sindicales cercanas al gobierno explicaron que el plan de negocios elaborado por el grupo español incluye presupuestos imposibles, como una reducción de los costos por combustibles del 20%, que mejoran “artificialmente” la ecuación financiera futura de la compañía “y obviamente engorda el precio”.
Ver comentarios