Enviar
Venezuela despliega militares en límite con Colombia y Brasil
Canciller asegura que inseguridad en la zona fronteriza es “estrategia” de Bogotá y Washington

Caracas
EFE

El Gobierno venezolano informó ayer que ordenó el despliegue de “más de 15 mil” efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en estados fronterizos con Colombia y Brasil para reforzar el combate a grupos irregulares, el narcotráfico y la minería ilícita.
Ramón Carrizález, vicepresidente venezolano, señaló que este jueves se activó la “Operación Sierra 21”, que se realiza cíclicamente, para detectar y destruir posibles cultivos de coca y amapola en la Sierra de Perijá, en el estado de Zulia, fronterizo con Colombia.
También la llamada “Operación Boquete” en los estados de Apure y Táchira, que colindan con Colombia, “para identificar y destruir pistas clandestinas que puedan ser utilizadas por el narcotráfico” en esas regiones, explicó.
El asesinato en las últimas semanas en Táchira de nueve colombianos, un peruano y tres venezolanos, dos de ellos militares, ha sido atribuido por las autoridades venezolanas al “accionar del paramilitarismo” procedente de Colombia, por lo que se ha anunciado el reforzamiento de la seguridad en la zona.
Carrizález también informó de la activación de la “Operación Oro Azul”, en el estado de Bolívar, fronterizo con Brasil, para atacar la explotación ilegal de oro y del mineral coltan”, considerado un recurso estratégico imprescindible en la fabricación de componentes electrónicos avanzados.
“Por tener este mineral han sido derrocados Gobiernos, han sido asesinados líderes políticos en África, es un mineral estratégico, un súper conductor que es utilizado en las guías de misiles, en los satélites, teléfonos celulares, aparato electrónicos de cualquier índole”, dijo Carrizález, según la estatal Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).
Por otra parte Nicolás Maduro, ministro venezolano de Relaciones Exteriores, aseguró que la inseguridad que sacude la frontera de Venezuela con Colombia no es espontánea y responde a una estrategia elaborada en Washington y ejecutada por Bogotá.
El canciller venezolano expuso esa idea en una entrevista con la estatal Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) divulgada ayer.
“Ese plan incluye tratar de desestabilizar a Venezuela por la vía de la violencia, el sicariato, los asesinatos, el incremento de la criminalidad en la frontera y en las principales ciudades del país. Es una operación que ha sido denunciada y que estamos enfrentando”, dijo Maduro.
El funcionario precisó que el arma utilizada para llevar adelante el plan desestabilizador son “los paramilitares”.
“Hace cuatro años fueron capturados 200 paramilitares que venían a asesinar al presidente de la República; el grupo que fue asesinado semanas atrás en Táchira también era de ese movimiento irregular; se capturó a paramilitares responsables de muerte de dos efectivos de la guardia nacional y el miércoles fueron apresados otros dos mas con armamento en la frontera”, detalló el canciller.
Denunció, además, que los “paramilitares” cuentan con la complicidad de venezolanos opositores al Gobierno del presidente Hugo Chávez, especialmente César Pérez, gobernador del estado Táchira, fronterizo con el departamento colombiano Norte de Santander.
“Tenemos pistas importantes que vinculan a factores de la oposición en Venezuela con grupos paramilitares colombianos, particularmente el gobernador del Táchira, César Pérez, instrumento apátrida de grupos oligarcas de Colombia contra nuestro país”, acusó Maduro.
Añadió el canciller que esa complicidad se refleja en el aumento de la criminalidad y la presencia de paramilitares en la frontera desde que hace un año Pérez llegó al poder regional.


Sin muros

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, dijo ayer que jamás se construirá “un muro de Berlín” para separar a Colombia y Venezuela, al tiempo que reiteró el ofrecimiento de ayuda para esclarecer la matanza de nueve colombianos en ese país.
“Colombia jamás construirá un muro de Berlín en la frontera”, dijo Uribe a periodistas, y agregó que Bogotá y Caracas “no pueden ser divididas, no pueden ser separadas”.
Estas declaraciones de Uribe son como respuesta a unas del mandatario venezolano, Hugo Chávez, quien dijo que podría cerrar la frontera entre ambas naciones.
El martes por la noche Chávez expresó que la frontera venezolana “no está cerrada”, aunque no descartó dictar esa medida como mecanismo para enfrentar la violencia paramilitar que proviene de Colombia, según dijo, se ha desatado en la zona en las últimas semanas.
Según Uribe, Colombia en vez de “construir un muro de Berlín”, “ofrece cooperación judicial”, en alusión a la ayuda que Bogotá ha ofrecido a Caracas a fin de esclarecer la muerte de nueve colombianos en Venezuela.
El mandatario colombiano recordó, durante la conmemoración del Día Internacional del Soldado y Policía Herido en Combate, en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo, que hace poco “se agitó la propuesta de construir un muro para separar a Estados Unidos de México”, lo que generó rechazo.
La situación se agudizó en los últimos días con el cierre de los pasos fronterizos que unen principalmente al estado venezolano del Táchira con el departamento colombiano de Norte de Santander tanto a personas como a vehículos.
Según informaron ayer medios venezolanos, estos pasos fronterizos se encuentran “abiertos y en total normalidad”.


Ver comentarios