Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Venezuela extiende poder gubernamental

| Miércoles 20 agosto, 2008



Venezuela extiende poder gubernamental


Caracas -- El Gobierno de Venezuela extendió su control sobre la economía con acuerdos para asumir cuotas mayoritarias en las filiales locales de las compañías cementeras Lafarge SA y Holcim Ltd., y tomando las fábricas de Cemex SAB.
El Gobierno tomó el control operativo de la filial de Cemex, el mayor productor en Venezuela, al no poder alcanzar un trato con la compañía en al menos 10 reuniones, dijo el ministro de Energía, Rafael Ramírez, durante una ceremonia de medianoche en una planta del estado Anzoátegui.
Partidarios vestidos con camisas rojas, que agitaban banderas venezolanas, acompañaban a Ramírez. También participaron en la toma de control jueces y hombres de la Guardia Nacional, informó Globovisión.
El presidente Hugo Chávez dijo en abril que nacionalizaría las compañías de cemento como parte de un plan para garantizar el control estatal de industrias estratégicas. Chávez intenta llevar a cabo lo que llama “socialismo del siglo XXI”, y su Gobierno ha nacionalizado la mayor compañía telefónica del país y una planta de acero, como también activos de empresas de capital riesgo compartido y de electricidad.
“El Gobierno logró un acu
erdo con las compañías menores pero no con la mayor”, dijo Asdrúbal Oliveros, director de la firma consultora Ecoanalítica, de Caracas. “Si las negociaciones con Cemex se suspenden y entran en enfrentamiento, no beneficiaría a ninguna de las partes”.
Venezuela comprará 89% de la filial local de Lafarge, de París, por $267 millones y 85% de Jona, filial de la empresa suiza Holcim, por $552 millones, dijo el vicepresidente Ramón Carrizález.
La cantidad que se dijo que se pagará a Holcim es “un precio justo”, dijo ayer en una nota Patrick Appenzeller, analista de Helvea en Zúrich. “En principio”, se ha conseguido un trato sobre el precio aunque aún está sujeto a la diligencia debida, dijo ayer en un comunicado enviado por correo electrónico el fabricante suizo de cemento.
Cemex está buscando una compensación de $1.200 millones, dijo Ramírez, describiendo el dato como “muy pero muy superior” al valor de las plantas. En nacionalizaciones pasadas, el Gobierno ha continuado las conversaciones después de tomar el control de compañías.
Cemex, en un comunicado de dos párrafos la noche del lunes, confirmó que el Gobierno tomaría el control de sus operaciones.
La suma de las tres compañías a las empresas cementeras estatales existentes le dará al Gobierno una cuota de 98% de la industria cementera del país, dijo en un comunicado la compañía estatal de energía Petróleos de Venezuela SA.
“Esta noche, las fábricas de cemento pasarán a manos del estado, como ocurrió con Sidor, como ocurrió con
la zona petrolífera de la Faja de Orinoco, como ocurrió con Cantv”, dijo el lunes Chávez, refiriéndose a pasadas nacionalizaciones. “Todos estos son pasos hacia el socialismo”.
El Gobierno venezolano está nacionalizando una mayor parte del sector cementero de lo previsto, dijo Appenzeller, de Helvea, quien le da una nota de “comprar” a la acción de Holcim. Chávez dijo en abril que el país planeaba nacionalizar al menos 60% de todos los productores extranjeros de cemento que operan en Venezuela.
La nacionalización por parte del Gobierno contribuirá a impulsar las obras de viviendas, dijo el líder venezolano el 3 de abril. El presidente dice que sus intentos por promover las compañías dirigidas por el Estado, crear empresas de capital riesgo compartido con compañías privadas e imponer topes de precios para algunos bienes ayudarán a redistribuir la riqueza de los oligarcas entre los pobres.
“Es importante que Holcim haya llegado a un acuerdo `amistoso' con el Gobierno y que mantiene al menos una pequeña cuota en caso de cualquier cambio político en el futuro”, dijo Appenzeller.
La división venezolana de Holcim tuvo ventas netas de alrededor de $200 millones en el 2007, lo cual representa aproximadamente un 1% del total de la compañía, dijo el fabricante de cemento en el comunicado de ayer.
Cemex dijo en julio que puede entablar una demanda si no obtiene un precio justo por sus activos. Cemex se reserva el derecho de “plantear para su arbitraje reclamaciones de expropiación en virtud de tratados bilaterales de inversión que firmó Venezuela”, dijo Héctor Medina, subdirector general ejecutivo de planeamiento y finanzas de Cemex.
En junio, Cemex despojó propiedades de su subsidiaria venezolana y transfirió un dividendo especial en efectivo de la filial a la compañía matriz.