Veloz crecimiento económico de Perú aumenta costo de catástrofe​
Pedro Pablo Kuczynski, presidente, tendrá que planificar cuidadosamente la reconstrucción del país. Bloomberg/La República
Enviar

Mientras Perú se prepara para reconstruir después de las masivas inundaciones, los políticos deben estar conscientes de una cosa: este fenómeno recurrente, desencadenado por el sistema climático El Niño, está creando más devastación cada vez.

La lluvia detrás de las inundaciones se intensificó en marzo, lo cual hizo que los ríos se desbordaran e inundaran ciudades y pueblos a lo largo de la árida costa del país. Ahora que el clima húmedo continúa por cuarto mes consecutivo, está claro que el costo económico será mayor que durante eventos anteriores y severos de El Niño en 1982-1983 y 1997-1998.

En algunos aspectos Perú se ha vuelto más vulnerable a El Niño en las últimas décadas, ya que su creciente población ha hecho que las áreas urbanas se expandan, a menudo con poca planificación o prevención de desastres.

Al mismo tiempo, Perú invirtió dinero en infraestructura, duplicando la cantidad de caminos pavimentados en los últimos 20 años, lo que ayudó a impulsar el crecimiento más rápido entre las principales economías latinoamericanas. Las inundaciones y los deslizamientos de tierra de las últimas semanas destruyeron miles de kilómetros de esos caminos y más de 200 puentes, dejando a pueblos enteros incomunicados.

Eso ha costado más de $3 mil millones en daños, según cálculos de Macroconsult, una compañía de investigación con sede en Lima. El fin de semana el gobierno también calculó los daños en alrededor de $3 millones.

Pedro Pablo Kuczynski, presidente, tendrá que planificar cuidadosamente la reconstrucción. Ha dicho que el gobierno incluirá mitigación de desastres en el programa de recuperación para reducir la vulnerabilidad del país a futuras emergencias. Pero Perú puede tener que esperar aproximadamente otros 15 años para el siguiente El Niño severo para saber si los esfuerzos han funcionado.

Ver comentarios