Enviar
Alto costo de proyecto motivó al Poder Ejecutivo a analizar otras opciones
Congelado plan para dar Tren Metropolitano en concesión
Se definirá en enero si se continúa con plan de $345 millones o si se promueve otra opción

El proyecto que promueve poner a rodar un moderno sistema de tren eléctrico ligero en el Área Metropolitana mediante concesión de obra pública fue enviado al congelador por tiempo indefinido.
No será hasta el próximo año cuando se decida la suerte del proyecto, luego de que se analice si es la mejor opción para mejorar el colapso del transporte que padece el país o si existen soluciones ferroviarias caseras más eficientes.
La principal inquietud se centra en la alta inversión que debería aportar el Estado al proyecto para hacerlo rentable y así lograr que una compañía privada lo ponga a operar, reconoció al respecto Marco Vargas, ministro de Obras Públicas.
El estudio de factibilidad estimó en $345 millones el costo de encarrilar el primer tramo del Tren Metropolitano; de ellos al país le correspondería aportar $100 millones para que la obra fuera financieramente atractiva.
La inversión que debería dar el Estado se centraría en la construcción de la vía férrea, mientras que a la empresa que asumiría la obra le correspondería poner el equipo rodante y los costos de operarlo por los 35 años que se extendería la concesión.
Entre las principales opciones que se analizarán destaca un plan financiado con deuda y con apoyo de empresas estatales de España para poner a funcionar un sistema menos moderno, pero que abarcaría más kilómetros.
El plan original, cuyos estudios fueron elaborados por la firma brasileña Engevix, plantea en una primera etapa la habilitación de una ruta de 18 kilómetros entre la estación del ferrocarril al Pacífico y Heredia. Además plantea ampliar la travesía a Pavas y San Pedro de Montes de Oca.
Para la propuesta alternativa, en tanto, se requeriría el apoyo de la banca para que financie los $200 millones que, se estima, costaría poner a andar el plan en cuatro provincias para un total de 70 kilómetros, expuso Vargas.
Esta alternativa comprende un trazado que iría desde Ciruelas de Alajuela, pasaría por Belén, Pavas, la estación del ferrocarril al Pacífico, hasta Cartago, mientras que la otra ruta iría de Heredia hacia la estación del tren al Atlántico, en San José.
La meta de Vargas es resolver en las primeras semanas de 2010 cuál será el modelo que adoptaría el país para poner en marcha el proyecto ferroviario. Ello pues considera que es una obra que no se puede postergar.
El ferrocarril es una buena alternativa de transporte para el país. Diariamente se desplazan por ese medio unas 9 mil personas en las dos rutas que existen actualmente.
El menor tiempo de viaje es lo que más atrae a los usuarios. Por ejemplo, mientras en hora pico el viaje a Heredia tarda unos 25 minutos, en auto la travesía demanda hasta una hora.



Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios