Enviar

¿Vale la pena un fondo de retiro?

La respuesta a esta pregunta si bien puede ser directa, su aceptación es muchas veces esquiva, ya que al igual que un seguro, o la inversión en seguridad, son considerados de baja prioridad. De hecho, como reza la expresión en inglés son un: Nice to have!
Tanto es así que desde hace ya varios años, uno de los atractivos que ofrecen las empresas es la cotización en uno de esos fondos y en algunos países ha sido introducido dentro del marco regulatorio como un beneficio al trabajador.
En el país la legislación lo concibe como los Fondos de Pensiones y representan un beneficio para el trabajador, que a pesar de algunas mejoras que podrían aplicársele, en el fondo funciona con bastante eficiencia.
El problema que tiene el fondo de retiro o pensión en sí es que está diseñado para satisfacer una necesidad que si bien existe hoy no hay forma de materializarla, por ello en nuestro presente no se puede dimensionar ni asimilar. Por ejemplo, muchos promotores de estos fondos suelen comenzar con la pregunta ¿con cuánto dinero quiere Ud. retirarse cuando cumpla los 65 años de edad? Mi respuesta es: con $1 millón y ante el asombro que tal cantidad le atina al promotor, su única salida es replicar: ¡Qué pena, pero mi compañía solo respalda planes hasta los $300 mil!
Algunos cálculos realizados principalmente en el Reino Unido han arrojado que una persona podría necesitar a los 65 años cerca de unos $100 mil para poder mantener un nivel de vida respetable hasta los 80 años; el problema, es que los adelantos médicos han incrementado la expectativa de vida y más aún la capacidad de disfrute de los ciudadanos de oro, lo que los hace más propensos a consumir. Lo anterior podría elevar la necesidad de fondos para el retiro, a cerca de unos $150 mil.
Ud. debería decidir al menos un monto mínimo que le gustaría ahorrar con uno de estos planes, antes de contratar alguno; sobre todo, para poder analizar las propuestas de manera planificada; sin embargo, aquí surge otro problema.
Si Ud. decide contratar el plan a la edad de 35 años para retirarse a los 65 años y con una tasa estimada del 5% anual, necesitaría ahorrar $1.505 al año; pero si decide empezar a los 45, necesitará ahorrar $3.024,26 para lograr el mismo objetivo. Es obvio que en la medida que se pueda empezar más temprano, el ahorro para el retiro será menos pesado anualmente.
Otro factor que se debe considerar es la institución con la que contrata, aquí es preferible ir a las entidades de mayor reconocimiento en el mercado, aunque los planes sean menos atractivos. Recuerde que si le ofrecen “villas y castillos” lo más seguro es que haya algún riesgo asociado.
Respondiendo la pregunta: sí vale la pena y sí es necesario, sobre todo en estos tiempos de crisis. ¡No lo deje para mañana!

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta

Ver comentarios