Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NACIONALES


Vacacionar en Costa Rica le saldrá más caro

Tatiana Gutiérrez Wa-Chong [email protected] | Jueves 19 abril, 2018



Disfrutar del canopy, rafting, pasear en bote, teleférico, utilizar agencias de viajes y alquilar autos, así como comprar boletos aéreos, les saldrá más caro a los turistas nacionales y extranjeros si se aprueba la reforma fiscal que se discute en la Asamblea Legislativa.

Durante el primer año, por los servicios turísticos se tasará un impuesto al valor agregado del 4% y se escalará a un 8% en el tercer año, hasta llegar al 13% en el cuarto año.

Lea más: Practicar canopy y rafting sería mucho más caro

Estos porcentajes se aplicarán a las empresas inscritas en el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), de lo contrario, deberán pagar un 13% una vez que entre en vigencia el proyecto de ley.

Inscribirse en el ICT generó posiciones disímiles entre el mismo sector. Unos lo ven como condicionante, pero otros lo consideran oportuno para ir construyendo un registro de las empresas turísticas que operan.

Esto es un cambio radical para este sector ya que únicamente los hoteles y restaurantes cancelan el 13% de impuesto de ventas; el resto de las actividades se encuentran exoneradas.

Otro golpe fuerte es la imposición de un 4% a los boletos aéreos cuyo origen de ruta sea Costa Rica, no obstante, también afectará el costo de los vuelos internacionales, ya que se cobrará ese mismo porcentaje en las millas que el avión recorra en territorio nacional.

Todas estas reformas incluidas en la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas presentado por el Gobierno hace más de dos años y medio ya fueron aprobadas en comisión y se discutirán en el Plenario en los próximos días.

La intención de los diputados es que sea aprobado en primer debate durante esta legislatura. Sin embargo, existe una fuerte oposición del Movimiento Libertario y del Frente Amplio e insistirán en la presentación de mociones.

El futuro es incierto ante la llegada de una nueva Asamblea Legislativa el 1° de mayo cuando asumirán sus nuevos puestos los 57 diputados electos el pasado 4 de febrero.

La reforma fiscal no es la solución definitiva al déficit, que este año llegará al 7% ya que con esta propuesta legislativa apenas se aportaría el 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB),una cifra que resulta insuficiente para cubrir la diferencia entre gastos e ingresos del Gobierno.

Las posiciones

Los empresarios y cámaras turísticas están alertas ante la aprobación de una reforma fiscal y temen una caída en la demanda.

Massi Devoto
Presidente
Asociación de Profesionales en Turismo


Todos los sectores debemos apoyar las iniciativas tendientes a resolver el problema fiscal del país. Empero, los turistas no son residentes, cargarles tanto impuesto sobre el valor agregado no es correcto, siempre hemos hablado de una tasa diferenciada para el sector. Se debe mantener la competitividad como destino, hay que evitar grabar servicios que ya están pagando el impuesto, como armar los paquetes turísticos por parte de los tour operadores.

Sary Valverde
Presidenta
Cámara Nacional de Turismo

Con estos cambios tenemos claro que, necesariamente, habrá un aumento del costo en la prestación de estos servicios y es previsible que se reflejen en el precio que pagaría el consumidor final.
Con respecto al impuesto a los boletos aéreos prevemos que afectará al turista nacional que pretenda viajar al exterior, pero, además, incidirá en la competitividad de los empresarios.

Mario Zamora
Gerente general
Sansa

Ciertamente la incorporación de este impuesto del 4% provocaría un aumento considerable en el precio final del boleto, lo que afectaría directamente al pasajero que vuela dentro del país y también al internacional. De manera inicial sí habría un impacto negativo en los costos de los boletos.

¿Qué es el IVA?

El impuesto al valor agregado viene a sustituir el actual impuesto general sobre las ventas y grava cada una de las etapas de producción de bienes o de la prestación de servicios, de forma tal que el productor pueda reducir el impuesto pagado en cada una de las etapas en donde añade valor a los bienes y a los servicios que venda.

 

 


NOTAS RELACIONADAS