Enviar

Las reglas para el uso de las plataformas bancarias electrónicas aún no están bien claras para todos los usuarios

Usuarios desinformados

Evitar el tiempo perdido haciendo filas y poder hacer transacciones en cualquier momento desde su casa u oficina, son ventajas que atraen cada vez más a los costarricenses a sacar provecho de los servicios que los bancos ofrecen vía Internet.
Sin embargo, las reglas para el uso de esas plataformas bancarias aún no están bien claras para todos los que han comenzado a utilizarlas.
Muchos usuarios desconocen cuáles son sus derechos y obligaciones al hacer uso de esas nuevas herramientas tecnológicas, como lo explica una nota de este medio el viernes anterior.
En ella se señalan puntualmente las condiciones mínimas que los clientes deben conocer si van a hacer uso de servicios en línea y esa información debería ponerla al alcance del usuario, con toda claridad, el banco.
Sin embargo esto aparentemente sucede solo en tres de ellos: el de Costa Rica, el Nacional y Scotiabank y de estos solo el primero, entre los consultados, cuenta con un reglamento de servicios de banca electrónica disponible en la página web.
Probablemente algunas entidades financieras en el país viven un periodo de transición entre las antiguas formas de realizar trámites o transacciones y la digitalización de las mismas.
No obstante, cada una de esas entidades, públicas o privadas, que den el paso de ofrecer sus servicios en línea debe hacerlo en forma completa, de acuerdo con regulaciones claras y con información al usuario que también deberá reunir condiciones preestablecidas.
Si no se hace de esta forma y se dan pasos a medias, pueden generarse inconvenientes o problemas que probablemente redundarían en daño al usuario quien, en el mejor de los casos, deberá perder su tiempo haciendo reclamos.
Es por esto prudente que cada sección o departamento que se digitalice en el sistema financiero, dando el paso a las nuevas formas de operación, lo haga de manera completa y apegada a la regulación establecida por la autoridad competente.
Por otro lado, pareciera necesario aprobar en el Congreso nueva y específica legislación para estas modernas formas de operación en línea.
Ver comentarios