Enviar

Uso de fondos de mercado de dinero como estrategia de inversión

201411022211520.col3.jpg
En el mundo financiero existen múltiples instrumentos de inversión, cada uno diseñado para satisfacer diferentes necesidades y cumplir distintos objetivos, por lo que cada instrumento puede constituir una oportunidad de inversión atractiva, siempre y cuando el inversionista los conozca y utilice de acuerdo a sus propias necesidades.
En general, al momento de realizar una inversión existen ciertos factores que se deben tomar en cuenta, entre estos están la rentabilidad, el riesgo, el plazo y la liquidez. Mientras que el rendimiento está definido por el retorno de la inversión, el riesgo se encuentra relacionado con la certeza o certidumbre con que el emisor de la inversión pueda cumplir con los compromisos de pago de esta.
Por otro lado, el plazo es meramente la duración de la inversión, mientras que la liquidez es la capacidad, cualidad o facilidad con que la inversión se puede convertir en dinero sin que sufra una pérdida significativa de valor.
En teoría financiera es comúnmente aceptado que un mayor riesgo implica irremediablemente un mayor rendimiento y viceversa, también que un mayor plazo de inversión está relacionado con un mayor rendimiento, y a un menor plazo corresponde un menor rendimiento (aunque existen circunstancias económicas en que esta relación cambia).
A partir de lo anterior, y casi por transitividad, podríamos afirmar que a mayor plazo de inversión existe un mayor riesgo, ya sea porque aumenten las dudas sobre el pago de los compromisos pactados por el emisor de la deuda, porque aumenten los niveles de tasas de interés o porque no se puedan aprovechar nuevas oportunidades de inversión.
Ahora bien, la liquidez de una inversión está determinada por el atractivo que pueda tener ésta para otros inversionistas, dadas las condiciones del mercado, y esta cualidad depende precisamente del rendimiento, el plazo y el riesgo que la inversión pueda brindar.
En este sentido, la composición de cualquier portafolio de inversión, sin que importe su tamaño, debería incorporar una proporción en activos líquidos, ya sea como estrategia de inversión para aprovechar futuras oportunidades de inversión, por imprevistos de cualquier tipo en los flujos de caja del inversionista, como una manera de realizar inversiones transitorias o simplemente por mera diversificación de su portafolio.
Es importante indicar que el tamaño de esta proporción dependerá justamente de las necesidades de efectivo e intereses de cada inversionista.
Precisamente en el manejo de esta liquidez es que juegan un papel importante los fondos de inversión del mercado de dinero, pues son instrumentos financieros con plazos de permanencia muy cortos (hasta de un día) y que le permiten al inversionista el reembolso de su inversión a partir del siguiente día hábil de su solicitud, brindando además un rendimiento mayor que otros instrumentos financieros a la vista como las cuentas corrientes o de ahorro.

David Sánchez Sáenz
Administrador de Cartera Activa
BCR SAFI

Ver comentarios