Enviar
Uruguay ya no es cenicienta
Charrúas se metieron en las semifinales del campeonato del mundo al eliminar a Ghana

En un partido en que faltó fútbol, pero al final sobraron emociones, Uruguay, la cenicienta de América se puso nuevamente su atuendo de princesa y se coló en las semifinales del campeonato del mundo.
¿Semifinales para Uruguay? Eso no se lo esperaba nadie, ni los mismos uruguayos, después de haber visto la irregular eliminatoria y mucho menos luego de un repechaje en el que los charrúas apenas fueron un poco mejor que los ticos.
No obstante, Uruguay está en semifinales gracias a que doblegó por penales a Ghana, en un partido malo, pero que al final mantuvo atención total, tras un final espeluznante de la prórroga, y luego una tanda de penales que se pintó celeste.
El partido fue deficitario. El cero a cero en los primeros 45 minutos hablaba de un juego en el que el fútbol brilló por su ausencia, con dos equipos indecisos e imprecisos.
Uruguay basaba su potencial ofensivo únicamente en acciones a balón parado. Los charrúas sí tuvieron un par de contratiempos en esta mitad, primero con la lesión y sustitución del capitán Lugano por Scotti, y luego por un fuerte golpe en la cabeza de Fucile. Para peor de males, ya en tiempo de prolongación, una jugada en la que la defensa uruguaya estuvo muy pasiva, se produjo un disparo lejano de Muntari, ayudado por la pantalla que hizo Gyan al balón para que Muslera no lo viera, y que acabó en la red .
No entró bien Uruguay en el complemento, ya que al principio mostró las mismas deficiencias que en la primera. Sin embargo, a los diez minutos de juego, una falta lanzada con potencia y colocación por Diego Forlán puso el empate en el marcador. Era la primera ocasión clara de los uruguayos en la reanudación y en ella llegó la igualada.
El juego mejoró; Forlán adelantó su posición y se situó como delantero, al igual que Cavani, por lo que el técnico Oscar Tabárez pasó a jugar con un cuatro-tres-tres, lo que le dio más profundidad y más intensidad, aunque también dejó más espacios para la contra de Ghana.
No obstante, ninguno de los dos equipos fue capaz de llevar el balón a la red y el partido necesitó de prórroga. Era un encuentro de ida y vuelta. Cuando moría el alargue, en el minuto 119, Suárez salvó un balón en la línea y luego ante el contrarremate él mismo metió las manos para impedir que el balón ingresara; penal y expulsión, el mundo se le caía a Uruguay; parecía que todo estaba perdido, pero Gyan la pegó en el larguero y la redonda voló, devolviéndoles la vida a los uruguayos.
En los penales llegaron parejos hasta el 2-2, pero luego Muslera le detuvo a Mensah; Pereira no aprovechó y la voló, pero Muslera nuevamente detuvo a Adiyiah y el “loco” Abreu, con un toque de magia y angustia, le dio la clasificación a su equipo.

Luis Rojas y EFE
[email protected]
Ver comentarios