Enviar
Uruguay vuelve a respirar

Herediano vivió el sábado, en el estadio El Labrador de Coronado, una amarga pesadilla de la que no obstante, casi logra despertar, aunque no le alcanzó el sueño y tuvo un amanecer amargo.
Nadie, ni el más uruguayo de los uruguayos, se imaginaba al equipo lechero yéndose al descanso con un marcador de 4 a 0, mucho menos los heredianos, que viajaron a sus camerinos pellizcándose para descartar que estuviesen soñando.
El banquete de facilidades florenses, muy bien aprovechadas por los arietes lecheros empezó al minuto ocho, cuando Erick Scott, de cabeza puso el balón a las espaldas de la defensa herediana y Pablo Rodríguez no perdonó, mientras los florenses, como estatuas, se quedaron manos arriba pidiendo un fuera de juego que no existía.
Luego fue “Rafa” Rodríguez quien madrugó a Cubero, en una mala salida herediana y puso el 2-0, le siguió Scott, quien le gana un mano a mano a Cristian Montero y deja como estatua a Moreira, y el cuarto de Keilor Villegas, una obra de arte al cierre de la primera parte, remate entrando al área, sin furia pero con clase e imposible para Leonel.
La complementaria fue otra historia, otro Herediano y otro Uruguay. Los lecheros se perdieron en su medio campo. No obstante, el equipo siguió apostando al contragolpe y a Scott por doble partida los parales le impidieron llevar a su equipo a seis.
Heredia empezó a sentirse mejor al 57’, cuando José Sánchez habilitó a Elías Aguilar que llega a la cita, la defensa de Uruguay no, y logra el descuento. Esa acción motivó a los florenses. Al 66’ Mainor Díaz de tiro libre pone diferencia de dos y al 90’, de nuevo Aguilar, pone la cuenta 4-3; entonces se vinieron unos minutos de angustia locales, por aquello de lo peor, pero al final el triunfo que de holgado pasó a apretado, siempre le deparó tres puntos a los lecheros.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios