Urge rescatar al agro
Cada año es más difícil producir, el agro necesita un impulso, explica Marco Ramírez, productor de café de Heredia. Esteban Monge/La República.
Enviar

Dar facilidades al sector permitiría la recuperación

Urge rescatar al agro

Bajos precios internacionales y costos afectan a productores

Dar la opción de un plan de negocios al agricultor, que conste de asesoría técnica, acceso al crédito y buenas prácticas, urge para rescatar la decaída producción agrícola.

201312182256040.n11.jpg
Los precios para los productores no varían y los altos costos de producción nos hace difícil ser competitivos, dijo Bernardo Macaya, productor de leche. Marco Monge/La República.
Actualmente el sector está en recesión, el índice de actividad económica agropecuario registra seis meses en negativo, originado por los altos precios de producción, y una baja significativa en las exportaciones.

Tras ser el motor de la economía, en la última década perdió relevancia, afectando la situación de miles de personas, especialmente con pocos años de estudio y en zonas rurales.
Para dar un nuevo impulso al agro, es necesario hacer un censo para saber la cantidad de fincas, lo que producen, y la cadena de intermediarios a la que recurren para vender sus productos.
Esto es posible con un mapa georreferenciado, que además permite medir los niveles de productividad.
Con esta información, el Ministerio de Agricultura puede definir oportunidades, y en conjunto con los Ministerios de Economía y de Comercio, crear sinergias con los productores, para tomar decisiones que mejoren la competitividad del país.
Este primer paso permite la ejecución de un plan de negocios, que contemple el acceso al financiamiento, asesorías técnicas, y adoptar buenas prácticas implementadas en otros países.
Enseñar al productor a estructurar un plan, del volumen correcto de producción, la forma de venta, análisis de costos y capacidad de endeudamiento.
En lo que a crédito se refiere, es necesaria la asesoría para que el dinero prestado genere mayores ingresos, en lugar de una carga.
De hecho, existen bienes que tienen potencial para generar ganancias al productor agrícola.
Es el caso del plátano como bocadillo, y su cultivo se puede dar en zonas que tienen índices de desarrollo bajos.
Otros serían el mango y la papaya, que crecen en demanda y son bien pagados en mercados internacionales.
El cacao es otro de importancia, ya Chile y Ecuador lo industrializan, pero tiene la virtud de ser catalogado en Europa como uno de los mejores productores de este fruto.
Tener las herramientas para procesarlo, es la barrera por superar y en lo que los países de Sudamérica nos aventajan.
Este esfuerzo es necesario para revertir la baja en la producción agropecuaria.
En el último semestre, registra una actividad negativa, del 0,71%, de acuerdo con el Índice Mensual de Actividad Económica.
Los altos precios de producción, una baja significativa en las exportaciones —excepto piña— y la poca rentabilidad de los granos básicos es la razón.
El incremento en el valor de los agroquímicos, combustible y energía encareció los costos de producción en un 20% durante los últimos cuatro años, afirma Tomás Fernández, productor de caña de Laica, en Guanacaste.
Se suma la caída en los precios de venta, como sucede con el café.
En este momento es posible vender un quintal a $173, sin embargo hace un año el precio superaba los $225.
Del resto de productos de exportación, solo la piña registra crecimiento.
En este momento, un 10% de los empleos del país es generado por actividades agropecuarias.
Sin embargo, en el último año, 1.500 personas que laboraban en esta actividad, perdieron el empleo.
El impulso a la industria de servicios, motivó despreocupación por lo que sucedía en el campo.
Este tema ya había sido abordado en el libro “Volvamos a la tierra”, publicado por Luis Alberto Monge, expresidente de la República.
Al igual que los defensores de la soberanía alimentaria, advierte el riesgo de depender de la importación de alimentos.
De existir un faltante de alimentos, o una burbuja de precios, los consumidores quedarían expuestos a las decisiones y condiciones de los productores de otros países.

201312182303550.n111.jpg

Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR


Ver comentarios