Enviar
Lunes 30 Enero, 2012

Urge mayor inversión en infraestructura vial

Estamos en espera de la promulgación de una ley de tránsito que venga a poner orden en las calles.
En la Comisión de Tránsito se contó con la presencia de personeros del MOPT y un juez penal, en las barras estuvieron representantes de diversos gremios y sectores interesados y todos tuvieron oportunidad de expresar criterios y negociar posiciones. Los diputados recibieron en audiencia a expertos nacionales e internacionales, se subsanaron los errores que llevaron de vuelta a la Asamblea la ley vigente y se logró un consenso entre la mayoría de los miembros.
No siempre hubo coincidencia pero privó el sentido común, la buena voluntad, el deseo de llegar a consensos y el entender que no hay ley perfecta y menos aún que recoja únicamente lo anhelado por un solo diputado.
La Sala IV ha señalado que debe haber racionalidad y proporcionalidad en las disposiciones y, sea que compartimos este criterio o no, lo cierto es que la Sala tiene la posibilidad de declarar sin efecto una disposición aun cuando esta haya sido tomada con criterios técnicos como en el caso del cinturón de seguridad.
La reducción del monto de las multas responde precisamente a este criterio, aunque hay quien cuestiona si este tipo de “enmiendas” exceden el mandato de la Sala como es velar porque la norma no presente roces constitucionales.
Lejos de ser permisiva en el tema de alcohol, la nueva ley es severa e introduce el concepto de Cero Tolerancia para los conductores noveles, los jóvenes de 18 a 21 y los conductores cuyo oficio sea conducir; con solo estas tres categorías más del 85% de las personas que son transportadas en el país serán conducidas por un chofer que esté bajo esta restricción.
Se introduce el trabajo comunal como pena alterna, siendo un juez quien fija el número de horas por servir y Adaptación Social quien asigna el trabajo y controla su cumplimiento. Se impartirá Educación Vial en Colegios como materia y como requisito para recuperar la licencia de conducir cuando esta ha sido retirada por la acumulación de puntos.
Tan importante es la promulgación de la nueva Ley de Tránsito como el respeto que tengamos todos de ella, y en ese sentido la responsabilidad es de todos, quienes la aprueban, quienes la aplican y quienes conducimos y transitamos por Costa Rica.
Es necesaria una nueva cultura vial, de respeto a la autoridad y a la ley. Se necesita una mayor presencia de la policía de tránsito en las carreteras, incluyendo la municipal que crea esta ley. Pero sobre todo es urgente una mayor inversión en vías e infraestructura vial pues, si bien es cierto muchos accidentes y muertes son el producto del exceso de velocidad, la imprudencia, la invasión de carril, el consumo de drogas y alcohol y el irrespeto a las señalización, entre otras conductas reprochables, lo cierto es que hay un factor que incide, como es el mal estado de las carreteras, la falta de aceras y puentes, y la deficiente y confusa señalización vial. En este sentido el MOPT está en deuda.

Rafael A. Calderón Fournier
Ex Presidente de la República