Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



NACIONALES


Urge competencia eléctrica

Redacción La República [email protected] | Miércoles 02 julio, 2014



ANÁLISIS

Tenemos el  segundo costo energético más alto de la región

Urge competencia eléctrica

Sería poco práctico, el plan de Gobierno de contar con fuentes verdes


RESUMEN EJECUTIVO

La competencia sana entre los sectores privado y público es la única forma de contar con un costo razonable para la electricidad, que sería el más alto de Centroamérica.
Por su parte, el Gobierno propone ampliar la dependencia de las fuentes renovables, lo cual es loable.
Sin embargo, será imposible durante varios años incrementar de forma práctica el uso de esas fuentes.
Mientras tanto, seguiremos pagando los altos costos del ICE, incluso por la energía sucia y cara de los combustibles fósiles.

La forma más práctica de reducir los costos de la electricidad es fomentar la competencia, lo cual significa dar un papel más importante a las empresas privadas, que actualmente se limitan al 15% de la producción total.
Permitir que el tope subiera al 30%, así como eliminar el límite en el tamaño de un proyecto privado, crearía oportunidades para las empresas eficientes de entrar en el mercado, teniendo al ICE siempre como actor dominante del sector.
Mientras tanto, incrementará el costo energético, que ya es el segundo más alto de Centroamérica.
El costo a finales del año entrante será de $0,21 por hora kilovatio para industriales, tras los aumentos autorizados ayer por el Gobierno.
Se trata de un aumento al final del año entrante del 25% en comparación con finales de 2012.
Los hogares también experimentarán un incremento de una cuarta parte en este lapso.
Se trata de una situación muy distinta a la que imperó hace cinco años, cuando el costo eléctrico costarricense fue el segundo más bajo del istmo, de acuerdo con los datos de CEPAL.
Por su parte, el Gobierno propone ampliar la dependencia de las fuentes renovables, sean gas natural, geotérmica, sol o biomasa.
Es una idea loable.
Sin embargo, seguiremos pagando un precio energético alto por varios años, dado que todavía no hay forma práctica de explotar la mayoría de esas fuentes.
La opción geotérmica es la que podría crecer a mediano plazo, así como la eólica.
No obstante, resultaría caro un proyecto de cualquiera de estos tipos, si fuera siempre operado por el ICE, debido a sus altos costos operativos.
Tampoco se trata todavía de un plan concreto del Gobierno, sino de una propuesta para iniciar un diálogo acerca del tema.
Mientras tanto, sería barata y limpia, la opción de incrementar la generación privada, tras el desarrollo de varias plantas hidroeléctricas eficientes, sobre todo en el sur del país, donde habrá disponibilidad de agua por varios años, aun con al efecto del cambio climático.
Además, las empresas privadas podrían hacer los proyectos limpios, sean eólicos o geotérmicos, si las normas lo permitieran.
En comparación, el 10% de la generación actual del ICE viene de la combustión sucia y cara del diesel y bunker, cuyo costo desde enero pasado ha incrementado en casi la quinta parte.


Redacción
redacció[email protected]
@La_Republica