Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Urge un careo entre Delgado y Galo

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 29 noviembre, 2018

Orlando Galo en el ojo de la tormenta.

“Liga Deportiva Alajuelense advierte al Team, por coqueteo con Orlando Galo”, título de la sección deportiva de La Nación del pasado lunes, artículo firmado por la colega Fanny Tayver.

Y, arranca la información: “el gerente deportivo de Alajuelense, Javier Delgado, aseguró que si Herediano firmó un contrato con Galo, a espaldas de la Liga, pelearán con uñas y dientes para hacer valer el vínculo que existe entre el lateral derecho y los erizos”.

Don Javier agregó: “el vínculo acordado entre ambas partes es profesional y finaliza en mayo de 2020”.

Si detenemos la novela en este capítulo, no tiene absolutamente ningún sentido, que Delgado le ponga o dé el mínimo interés a lo que dice Jafeth Soto, cuando afirma que ya Galo “es jugador de su equipo”. Si Orlando firmó con el León hasta el 2020, don Jafeth puede decir misa, que estaría orinando fuera del balde y Javier ni siquiera debería referirse al asunto.

Pero, pero, pero y pero, un capítulo de la novela señala que ese contrato que firmó Galo, fue como futbolista del Alto Rendimiento, no de la primera división y fue por ahí donde se les metió el acucioso Jafeth y supuestamente le volvió a robar el mandado a la dirigencia manuda, como sucedió con Juan Pablo Vargas y José Guillermo Ortiz.

Como aconteció en el caso de Ortiz, el actor principal de la novela tímidamente se lava las manos. Así, Orlando Galo dijo a La Nación que “le han levantado falsos e insiste en que no ha firmado con el Team”.

¿Recuerdan no hace mucho, quién decía lo mismo y terminó uniformado de rojo y amarillo?

¿Cuál es entonces el procedimiento lógico para que termine la novela?

Uno: si el contrato entre Galo y la Liga es de primera división y vence en 2020, se debe ignorar de tajo lo que diga don Jafeth. No habría que defender con uñas y dientes, absolutamente nada.

Dos: si el contrato fue como jugador de Alto Rendimiento y el gerente del Team les robó el mandado, don Javier, en lugar de pelearse con Soto, debe encarar a Galo y que cante su verdad.

Tres: si el juvenil está mintiendo, se le separa del equipo. Si Jafeth y Galo han actuado apegados al reglamento, Alajuelense como club, debe aceptar que de nuevo, Jafeth se los comió y no amenazarlo con la vaina vacía.

Lo que urge es un careo profesional y honesto entre Javier Delgado y Orlando Galo, donde Jafeth Soto no cuenta.