Enviar
Urge concesión de puertos en Limón


El país atraviesa una seria crisis en materia portuaria en la provincia de Limón, que debe enfrentar y solucionar con la mayor rapidez.
Mientras en todo el mundo, incluidas las naciones vecinas y de la región, se realizan trabajos para garantizar la eficiencia y competitividad de los puertos, Costa Rica se muestra rezagada en ese sentido.
Las huelgas, el “tortuguismo” y otras medidas de presión aplicadas por los empleados de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (JAPDEVA) mantienen en estancamiento y operación deficiente a los puertos, a tal punto que algunas compañías de navegación anunciaron que no arribarán más a ellos.
Son múltiples los problemas que enfrentan las navieras, entre ellos la falta de dragado para liberar de sedimentos acumulados a las zonas de atraque. Esto ocasiona una profundidad insuficiente.
La limitada operatividad del puerto produce situaciones como que los barcos tengan que esperar hasta 36 horas para entrar a muelle, ocasionando pérdidas a las empresas que optan por dejar la mercadería en el Canal de Panamá y que de ahí la movilicen por tierra o por avión, con mayores costos también.
En JAPDEVA existen proyectos para tener dos nuevos puestos de atraque con mayor profundidad y labores de dragado pero todo se encuentra entrabado por problemas en las contrataciones y por la imposibilidad que por ley tiene la institución de solicitar préstamos por más de ¢1 millón.
Urge pues que el gobierno tome medidas para otorgar en concesión esos puertos. Sin embargo estas deben adoptarse con sumo cuidado para que realmente solucionen los problemas a la mayor brevedad posible, sin contratiempos.
Lo anterior exige contratos muy bien elaborados que establezcan beneficios razonables para el concesionario y garantías al país de una operación eficiente y moderna de los puertos.
Exige también absoluta transparencia e información en todas las negociaciones además de acuerdos razonables con los trabajadores que resulten afectados con la situación y a los cuales en otro momento el país y las autoridades estuvieron de acuerdo en otorgarles condiciones laborales especiales mediante convenciones colectivas de trabajo firmadas.
Del respeto a esta forma de actuar podría depender sin duda que la solución a los problemas portuarios de la costa caribeña del país fluya sin mayores problemas, sin aumentar la presión que crece cada día en una provincia como la de Limón, descuidada por tantos años y por muchos gobiernos.
Ver comentarios