Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



BLOG


Urbanismo permanente e infraestructura urbana

Francisco Áviles | Miércoles 02 noviembre, 2016


No cabe duda de que el proceso de repoblamiento de los centros urbanos en Costa Rica es irreversible. El modelo de crecimiento suburbano resulta a todas luces insostenible. Los costarricenses buscan cada vez más evitar los interminables desplazamientos para ir al trabajo o regresar a su hogar. En cierta medida, el importante rezago en infraestructura vial que sufre el país está incentivando esta tendencia de vuelta a la ciudad.

No obstante, este renacimiento de la ciudad como espacio vital, para ser permanente, requiere también de una inversión en infraestructura. No hablamos de grandes obras que necesitan de importantes empréstitos externos e intrincados procesos de licitación, sino de inversiones modestas que provocan un fuerte impacto en la vida de los ciudadanos y, por ende, en la revitalización de las ciudades.

Algunos ejemplos serían intervenciones como la recuperación de parques,  importantísimos para el desarrollo de una vida sana dentro de la ciudad. Resulta vital la apuesta por construcción de aceras y la consiguiente recuperación de los espacios públicos para los peatones; hoy anulados por el diseño urbano pensado en los vehículos.

De gran importancia es el mejoramiento del alumbrado público, el cual juega un papel fundamental para dotar de seguridad a los ciudadanos. De igual modo podríamos hablar del mobiliario urbano: papeleras, bancos, señalización o amenidades tan simples como juegos infantiles o aparatos exteriores de gimnasia.

En definitiva, se hace cada vez más necesario dotar de infraestructura urbana nuestras ciudades para convertirlas en lugares seguros y agradables. Sin necesidad de recurrir a grandes inversiones o buscando alianzas público-privadas como ya se hizo en el pasado.

En tiempos recientes se prodigan las actividades puntuales para la búsqueda de la recuperación de los espacios urbanos (festivales, caminatas, mercadillos…). Este tipo de iniciativas son muy loables, pero no tienen carácter de permanencia. Una ciudad cobra dinamismo cuando tiene una infraestructura que hace posible a los ciudadanos transitar por ella sin mayores sobresaltos y de forma contínua.

Francisco Avilés R.
Gerente General - Argo Estrategia