Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



PÁGINA 2


Upe Places convierte su hogar en negocio

Raquel Rodríguez [email protected] | Jueves 04 junio, 2015

“Queríamos que el turista no fuera solo eso, sino que se convierta en un viajero, que viva lo auténtico y único de la experiencia costarricense”, dijo Omar Castillo, uno de los propietarios de Upe Places. Gerson Vargas/La República


Perfil Empresarial Negocios

Upe Places convierte su hogar en negocio

Empresa hospeda turistas en casas

Con la oportunidad de que familias puedan generar ganancias hospedando turistas y que estos vivan una experiencia auténtica, Upe Places innovó el negocio del hospedaje.
La empresa funciona como una agencia de viajes: coloca visitantes en la casa de una familia, donde se les ofrece un lugar para dormir y la experiencia de socializar con los residentes del hogar.
Este negocio trae ganancias para ambas partes. Por un lado, la familia se gana un 70% del paquete que paga el viajero, la empresa se deja el 30% restante.
La compañía lo que realiza es una intermediación entre el turista y el hogar, les comunica a los anfitriones cuántas personas son y por cuánto tiempo se hospedan.
“Queríamos que el turista no fuera solo eso, sino que se convierta en un viajero, que viva lo auténtico y único de la experiencia costarricense”, dijo Omar Castillo, uno de los propietarios del negocio.
El visitante puede elegir entre quedarse un día o dos o pagar un paquete completo, que incluye alimentación.
La tarifa por día ronda entre $40 y $70 por persona.
Los mercados que más se interesan en este tipo de viajes son Estados Unidos, Francia, Holanda y Canadá.
Por el momento, Upe Places trabaja en cuatro comunidades: Providencia de Dota, La Fortuna de San Carlos, Cahuita y Monteverde.
Por otro lado, la firma también cuenta con este servicio en el extranjero.
Los costarricenses que quieran visitar un país y hospedarse en una casa familiar lo pueden hacer contactando a esta empresa, que se encargará de los trámites.
“Ahora vimos que el negocio funciona y que al viajero local e internacional le gusta este formato de viaje”, agregó Castillo.
Desde que se fundó hace dos años, han asistido a 1.200 turistas nacionales y extranjeros, aproximadamente, en sus viajes fuera y dentro del país.
El proceso de certificación de su casa con la empresa dura entre cinco y seis semanas.
Existen compañías que realizan formatos similares de hospedaje para turistas a nivel mundial, sobre todo VRBO y Airbnb, pues alquilan por un tiempo las casas amuebladas y desocupadas por sus dueños, pero ellos no viven en el hogar.

Raquel Rodríguez
[email protected]