Enviar
Unos toman decisiones, otros no
 

Ayer se adjudicó la primera línea del metro de la capital de Panamá, a un consorcio español-brasileño por $1.446 millones. Mientras tanto, las propuestas para agilizar el tránsito urbano, incluidos un tren ligero, viaductos de conexión, y una periférica del norte, siguen paralizadas.
La concesión panameña se otorgó al consorcio Línea 1, formado por las constructoras FCC, de España, y Odebrecht, de Brasil, mientras la francesa Alstom proporcionará los vagones.
La primera línea del metro cubrirá el eje norte-sur de la ciudad y contempla un total de 14 estaciones.
Odebrecht ya trabaja en Panamá en diversas obras de construcción vial y tiene experiencia en infraestructuras, mientras que FCC tiene adjudicado un contrato de las obras de ampliación del Canal.
La construcción del metro cuenta con el respaldo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo y de la Confederación Andina de Fomento.
La foto ilustra el tipo de proyecto que Panamá contempla.



Ver comentarios