“Universidades estatales serán más competitivas para 2017”
Enviar

Garantizar un mayor acceso y calidad a los estudiantes es el objetivo de un préstamo de $200 millones otorgado por el Banco Mundial hace dos años, a las cuatro universidades estatales, que albergan casi el 50% de la población universitaria.
Ocho obras en marcha y 12 más en proceso, la formación de unos 160 profesores en el extranjero y el impulso al programa de acreditaciones son algunos de los avances a la fecha en el plan de mejoramiento para estos centros de educación superior.


A dos años de la conclusión del plazo de la ejecución de los fondos, el encargado del proyecto y especialista del Banco Mundial, Marcelo Becerra, explicó que el plan avanza de acuerdo con lo planificado para la Universidad de Costa Rica, la Universidad Nacional, el Instituto Tecnológico y la UNED.

Uno de los objetivos de este proyecto es ayudar a las universidades públicas a aumentar el acceso mediante la inversión en infraestructura. ¿Qué resultados podemos medir hasta ahora?

El 60% del monto del préstamo ($120 millones) está asignado a la construcción de obras civiles, incluyendo nuevas escuelas y facultades, laboratorios de investigación y residencias estudiantiles.
Hasta hoy hay ocho obras en ejecución, por un monto de $35 millones y procesos de licitación en marcha por $50 millones para la construcción de otras 12 obras. Se estima que para mediados de 2016, todas las obras previstas en el proyecto deberían estar adjudicadas y en ejecución.

¿El programa incluye becas y un componente de evaluación a docentes?
Sí, mayormente a nivel de doctorado, el cual alcanza un total de 160 docentes, que se encuentran actualmente en el exterior, de los cuales 34 son financiados con fondos del Banco Mundial y el resto con recursos de las universidades.
Asimismo, los Acuerdos de Mejoramiento Institucional (AMI) establecen metas en cuanto al número de docentes con nivel de maestría y doctorado, número de docentes que hacen investigación y número de publicaciones en revistas indexadas.

¿Permitirá esto avanzar en cuanto a la acreditación de carreras?
Estamos en línea con lo previsto en la estrategia de Sinaes hasta este año, previéndose alcanzar un total de 160 carreras de grado y 20 posgrados acreditados hacia 2017.

¿Cómo camina el desarrollo de un observatorio del mercado laboral y el sistema de información pública sobre la educación superior?
Respecto al Desarrollo del Observatorio Laboral de Profesionales, durante 2015 se depuraron los datos recolectados para 12.262 personas graduadas en el periodo 2008-2010 y se extrajeron resultados preliminares que se presentaron a diversos grupos interesados (instituciones públicas, colegios profesionales, empresas privadas).
El trabajo de campo para el próximo estudio, Cohorte 2011-2013, se realizará de abril a diciembre de 2016, para el cual será importante incluir el seguimiento de los egresados de las universidades privadas.
En cuanto al desarrollo del Sistema de Información de la Educación Superior Estatal (Siesue), a la fecha se cuenta con el sistema actualizado para el año 2014 y una vez que los rectores hayan conocido y avalado el informe correspondiente se efectuará una difusión de la información mediante el sitio web del Conare.
El Siesue deberá incluir indicadores de deserción o desgranamiento, y de eficiencia interna, así como graduados en relación a ingresantes y tiempo promedio de duración de carreras.

Un grupo de profesores de la Universidad de Salamanca fue nombrado para hacer una evaluación de los avances del proyecto y presentaría sus recomendaciones a final de este año. ¿Hay recomendaciones?
Se espera contar antes de fin de año con una versión preliminar de esta primera evaluación. La segunda se efectuará a mediados del año próximo, en coincidencia con la fecha de Evaluación de Medio Término del Banco Mundial.

¿Qué planes hay para los próximos dos años?
Los objetivos son muy claros, por un lado, alcanzar las metas establecidas para los 15 indicadores de los AMI hacia el final del Proyecto (31 de diciembre de 2017) y, al mismo tiempo, culminar exitosamente la ejecución de todas las actividades.
Además, resta aún la compra de numerosos paquetes de equipamiento de laboratorio así como el desarrollo de sistemas de gestión e información de las universidades.


 


Ver comentarios