Enviar
Compañía se transformó de una librería en una cadena de tiendas por departamento
Universal planea crecer hasta en 15 tiendas

• Empresa costarricense impulsa ambicioso plan de expansión en diversos puntos del territorio nacional
• Crecimiento del negocio promueve expansión a través de un nuevo centro de distribución y logística

Karen Retana
[email protected]  

Aquellos antiguos anaqueles de metal que mostraban libros impresos con viejas planchas y cuadernos con portada color cartón ya quedaron atrás.
La necesidad de evolucionar y dar paso a la tecnología inunda ahora los amplios y coloridos pasillos de las tiendas de Universal, que, tras 81 años de historia, se mantiene tan vigente como en sus inicios.
Universal dejó de ser una librería para transformarse en una cadena de tiendas por departamento en franco crecimiento.
Estos deseos de expansión se han materializado con mayor dinamismo en los últimos tres años, al pasar de tres puntos de venta a seis tiendas por departamento. Pero su plan va más allá y la proyección es llegar hasta 15 locales en un plazo de cinco años.
Para ese fin la cadena fija su mirada en nuevas áreas geográficas, explicó Gilberto Hernández, director general de Universal.
Hernández, quien dirige las riendas de la compañía desde 2004, fue quien se aventuró en la apertura de tiendas fuera del área metropolitana, como fue el caso de Liberia y Pérez Zeledón.
Aunque la incursión a esas zonas fue atrevida como él mismo la calificó, los resultados han superado las expectativas.
El auge turístico en Guanacaste ha impulsado una fuerte demanda de servicios de mayor valor agregado, mientras que Pérez Zeledón aunque un poco arraigado a la economía agrícola, no estará exento del desarrollo comercial, augura el representante.
Universal tampoco desaprovecha el potencial de negocios existente en el área metropolitana, razón por la cual abrió dos locales en Guadalupe y Lindora en Santa Ana.
Cada uno cuenta con un área de menor tamaño al resto de las sucursales de la cadena, esto debido a que su operación es transitoria. El plan para estos locales es contar con un formato de tienda de entre 2.500 y 3 mil metros cuadrados en los próximos años.
Este año Universal también ha apostado por incursionar en Heredia con la apertura en Real Cariari tras la compra de un local comercial.
Para 2008 la cadena se convertirá en el ancla de un proyecto comercial en Desamparados y abrirá en Alajuela. Mientras que en dos años estará presente con una segunda tienda en el Oeste de la capital, contiguo al Hospital Cima, dentro del complejo Avenida Escazú.
En su proceso de crecimiento la compañía apuesta por el alquiler de las instalaciones, ya que según sus representantes alivia la capacidad de endeudamiento y genera modelos de leasing operativos a largo plazo con opción de compra.
No obstante, la posibilidad de adquisición también se valora, tomando en cuenta aspectos como la zona donde se encuentra el punto de venta, la plusvalía y si se ubica dentro de un centro comercial.
La multiplicidad de segmentos de mercado que atiende Universal le ha permitido a la compañía abarcar diversos sectores socioeconómicos.
Las tiendas y los artículos que se comercializan varían dependiendo de la zona donde se encuentren ubicados y el público que se atiende, comentó Hernández.
Temporadas claves como lo es la Navidad son planificadas meticulosamente por la compañía para asegurar buenos resultados de venta.
Muestra de ello es que a partir del 15 de enero de cada año, Universal empieza el planeamiento para el reabastecimiento de productos de la próxima navidad.
“Es una actividad que nunca para, a principios de año se deben realizar visitas a diversos lugares del mundo para escoger los juguetes, posteriormente hacer el pedido ya que estos se producen entre mayo y julio y la logística de despacho se efectúa a partir de julio”, explicó el representante.
En la búsqueda de sus artículos, Universal ha dirigido su estrategia de compra a la adquisición de productos de marcas reconocidas ya que el cliente de la cadena se interesa por variables de calidad y precio.
La gran cantidad de mercadería que adquiere la cadena al expandir su negocio en el país propició a la vez la construcción de un centro de suplencia y distribución para atender cada una de sus sucursales.
Muestra de ello es que Universal reconvirtió un almacén fiscal ubicado en la Uruca, en un nuevo centro de distribución.
“Solo para atender la demanda de artículos navideños y juguetes nos llegan más de 300 contenedores y con las antiguas instalaciones no dábamos abasto”, reconoció Hernández.
Anteriormente, Universal contaba con unas bodegas en la avenida 10, sin embargo estas fueron insuficientes debido a la llegada de más productos.
Ante este panorama, la empresa se vio obligada a preparar un plan para atender la logística y suplencia mediante el uso de la tecnología.
De la mano de su crecimiento en puntos de venta, la empresa se ha fijado la meta de cubrir todo el territorio nacional a través de su área de mayoreo, el cual ha experimentado un crecimiento en el negocio de un 300% en los últimos años.
Fortalezas como la confianza y el arraigo del cliente han generado oportunidades de negocios para distribuir sus productos en comercios independientes bajo el sello Universal.
Productos de oficina, escolar y juguetes son los de mayor demanda.
A criterio de Hernández existe buena relación con los clientes comerciales, no los ven como competencia, sino como aliados.



Ver comentarios