Enviar
El documento no define plazos para discutir las etapas pendientes, lo que podría atrasar la implementación del proyecto
Unión aduanera esquivó acuerdos clave

- Expertos consideran que texto firmado por los presidentes es solo de carácter político, pues no establece directrices técnicas
- Sigue pendiente la definición del órgano que administraría la unificación arancelaria y cómo se cobrarían los aranceles externos


Israel Aragón
[email protected]  

Sin acuerdos sustanciosos y más bien con compromisos generales en materia de integración aduanal. Así se puede resumir la composición del Convenio Marco para el establecimiento de la Unión Aduanera Centroamericana, firmado el miércoles anterior por los presidentes centroamericanos.
El documento final acordado durante la XXXI Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de los países del Sistema de la Integración Centroamericana establece lineamientos generales para continuar el proceso de unificación aduanera y manifiesta la intención “política” de lograrla lo antes posible, pero omite los plazos para resolver cada uno de los pasos pendientes.
Por el contrario, establece que en varios de los aspectos que implica el proyecto cada país podrá sumarse en el momento que lo considere oportuno.
“Es una declaración política de apoyo en que los presidentes confirmamos la voluntad de avanzar en estos temas, pero tenemos que definir por dónde va a entrar la mercancía, cómo se van a cobrar los tributos, cómo van a circular por Centroamérica. Esos son detalles que se van a ir trabajando”, dijo Antonio Saca, presidente de El Salvador.
El Marco Jurídico deja pendiente de consenso la forma como se cobrarían los impuestos arancelarios, si se pagarían en las aduanas periféricas del istmo al momento en que los productos entren a la región (en el origen), si se cancelarían hasta que lleguen al país al que se dirigen (destino), o de forma electrónica antes de ingresar al istmo.
Tampoco define la designación del organismo que administraría y supervisaría la unión aduanera y los alcances de su autoridad, que tendría que ser supranacional.
Para Diana Florentino, encargada del proyecto de unión aduanera en la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), organismo que lo promueve, “el documento suscrito fue un convenio marco, por lo que ofrece grandes líneas y no llega nunca a nivel de detalle. Por eso tendrá que ser objeto de desarrollos posteriores”.
El documento define tres áreas prioritarias para trabajar en la búsqueda de la unión aduanera, pretendida desde el Tratado General de Integración suscrito por los países de la región a inicios de la década de 1960.
Estas áreas son la promoción de la libre circulación de bienes y la facilitación del comercio, a través de un arancel externo común; la modernización y convergencia normativa, y el desarrollo institucional de las entidades relacionadas con el proyecto.
“El valor de este documento es la definición en un mismo texto de la ruta de trabajo para lograr la unión aduanera”, afirmó Johanna Hill, viceministra de Economía de El Salvador.
Algunas de las medidas necesarias para alcanzar la libre movilidad de bienes en la región, que pretende el plan, son la equiparación de las normas de origen, permisos fitosanitarios y pago de derechos de circulación entre los países.
Mientras no se dé esta armonización, se acordó que las aduanas intrarregionales, ubicadas en las fronteras de cada país, seguirán funcionando con el objetivo de que cada nación haga valer sus políticas, explicó Hill al referirse a la preocupación de algunos países de que estos puestos fronterizos desaparezcan.
Costa Rica logró mantener la autonomía para negociar bilateralmente tratados de libre comercio con terceros países, sin necesidad de la venia de los vecinos.
“Es un tema trascendente que cada país soberanamente pueda ampliar sus mercados sin necesidad de que existan vetos de los demás países de la región. Quizá no todos quieran avanzar al mismo tiempo. No sería justo que un país tenga poder de veto”, afirmó el presidente Oscar Arias.
Sin embargo, esto podría ocasionar “agujeros” en la armonización arancelaria de la región, por lo que “al final, se tiene claro que una política comercial común es el objetivo… Es algo que ya está contemplado en los convenios regionales vigentes”, aseguró Hill.
Ver comentarios