Enviar
Presidentes de 12 naciones firmarán tratado constituvo
Unión Suramericana ve la luz

Nueva entidad tiene como meta integrar el Mercosur y la Comunidad Andina


Brasilia
EFE

Los presidentes de doce países firmarán hoy el tratado constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), un nuevo mecanismo de integración que nace con la futura meta de fusionar al Mercosur y a la Comunidad Andina (CAN).
La cumbre, que se celebrará en Brasilia, ha sido convocada en forma extraordinaria, debido a la actual crisis entre Colombia, Ecuador y Venezuela, que llevó a suspender otra que estaba prevista para marzo pasado en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias.
El gobierno brasileño propuso esta cita con el único objetivo de que se firme el tratado constitutivo, que sólo entrará en vigor una vez que sea aprobado por los congresos de los doce países miembros.
Los presidentes tendrán hoy una primera reunión en el Centro de Convenciones de Brasilia para suscribir el documento y luego compartirán un almuerzo en el Palacio de Itamaraty, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, que supondrá el fin del encuentro.
No obstante, aún ayer se negociaba la posibilidad de que haya una reunión privada de los presidentes, con el fin de que discutan la coyuntura regional, los desafíos de la integración y, sobre todo, el conflicto entre Colombia, Ecuador y Venezuela.
La Unasur comenzó a gestarse hace ocho años, precisamente en la capital brasileña, en una primera cumbre regional convocada por el entonces presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso.
Desde entonces se han realizado otras cumbres suramericanas, en el 2002 en Guayaquil (Ecuador) y en el 2004 en Cuzco (Perú), donde se adoptó el nombre de Comunidad de Naciones Suramericanas.
La primera cumbre presidencial bajo ese nombre tuvo lugar en Brasilia en 2005, y en ella se definió una agenda prioritaria y el programa de acción.
Al año siguiente, los Jefes de Estado volvieron a reunirse, esta vez en Cochabamba (Bolivia), en 2006, y acordaron establecer el Consejo de Delegados, para implementar las decisiones presidenciales y ministeriales.
El cambio de nombre se produjo en abril del 2007, en la I Cumbre Energética regional celebrada en la isla venezolana de Margarita, donde fueron adoptadas las siglas Unasur, mecanismo que integra a Argentina, Bolivia, Brasil, Chile,
Colombia, Ecuador, Guayana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.
En la isla de Margarita se decidió que la nueva plataforma tendrá una secretaría permanente con sede en Quito y que, en el futuro, se constituirá un Parlamento Suramericano, que inicialmente convivirá con los ya existentes parlamentos del Mercosur, la CAN, Amazónico y Latinoamericano.
El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, admitió que es imposible evitar la “superposición de atribuciones”, pero consideró que se trata de “un buen problema” a resolver.
El documento que firmarán hoy los presidentes fue consensuado en sus últimos detalles en una reunión de diplomáticos celebrada en Caracas en mayo pasado y plantea la creación de un consejo de jefes de Estado, otro de ministros de Exteriores y otro de delegados.
Según Amorim, “desde la fundación del Mercosur, en 1991, es el primer tratado que crea una organización de países en la región y no se basará apenas en declaraciones políticas, que pueden o no ser seguidas”, sino que tendrá bases institucionales.
El objetivo final, en un plazo no establecido, será integrar en un solo espacio al Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, con Venezuela en proceso de adhesión) y a la CAN (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) y sumar a Surinam, Guayana, y Chile, que actualmente no pertenecen a ninguno de esos bloques.
En la cumbre de Brasilia, el presidente anfitrión, Luiz Inácio Lula da Silva, planteará formalmente a los otros mandatarios su propuesta para la creación de un Consejo de Defensa Suramericano, que tendrá la misión de elaborar estrategias comunes en el área militar e integrar las industrias bélicas de la región.
La propuesta ha sido presentada ya informalmente por el ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobim, quien dijo que en las visitas que hizo a cada uno de los países suramericanos sólo encontró alguna reticencia en Colombia.
Ver comentarios