Unión legal entre homosexuales intensifica debate
Enviar
Defensores de la familia consideran plan como “intromisión” de un modelo diferente al tradicional
Unión legal entre homosexuales intensifica debate

Pablo Mora
[email protected]


Un pronunciamiento emitido este viernes por la Iglesia católica en contra del casamiento entre homosexuales, encendió la polémica en torno al tema.
Por su parte, la Conferencia Episcopal de Costa Rica reiteró su rechazo a un proyecto de ley que se analiza en el Congreso.

La defensa del matrimonio, así como la ilegalidad expresada en la Constitución Política y el Código de Familia, son los dos argumentos principales de la Iglesia católica para oponerse a la unión civil de gays y lesbianas.
En la acera de enfrente, los defensores de la “diversidad sexual” advierten que esta es una opción libre para todos los seres humanos y que su negación constituye una violación a los derechos humanos de estas personas.
Irónicamente, el proyecto de ley es impulsado por Ana Helena Chacón, diputada de la Unidad Social Cristiana, partido que se basa en la doctrina social de la Iglesia católica, quien busca homologar ambos tipos de uniones (homosexual y heterosexual) desde el punto de vista jurídico.
Ante la posibilidad de que este proyecto goce de apoyo suficiente en la Asamblea Legislativa, los jerarcas de la Iglesia subrayaron que los legisladores deben respetar la representatividad del pueblo costarricense, el cual se declara católico en un 78%, de acuerdo con estimaciones de la Conferencia Episcopal.
“Los obispos ya hablamos con los legisladores católicos y les recordamos que tienen que actuar con coherencia al pensamiento de la Iglesia. Además, si hacemos una encuesta sobre este tema estamos seguros que la mayor parte se opondrá a esta situación”, comentó Hugo Barrantes, arzobispo de San José.
Además, la posibilidad de que este proyecto no sea más que un preámbulo para admitir el matrimonio homosexual y la adopción de hijos por parte de este tipo de parejas son otros argumentos por los cuales el catolicismo rechaza este tipo de iniciativas, aseguró el titular arquidiocesano.
La idea de equiparar ambas relaciones es rechazada de plano no solo por la Iglesia católica, sino también por creyentes de otras religiones. Este es el caso de Guyón Massey, diputado del Partido Restauración Nacional, quien denunció la “intromisión” de otro modelo familiar diferente al tradicional.
Sin embargo, los sectores que defienden esa iniciativa aseguraron que esta se encuentra lejos de permitir la adopción y la unión legal de parejas homosexuales, que está acorde con el marco jurídico nacional y que mejoraría la salud de la población en general.
“Emití un criterio meramente profesional en el cual aseguré que la salud pública es la primera beneficiada con este tipo de uniones. He estudiado los resultados que se dieron en países que implementaron este proyecto y se producen menos casos de depresión, suicidios, aislamiento y represión en general”, indicó María Luisa Avila, ministra de Salud.
Además, el comentario de la Iglesia fue calificado de “reiterativo” por parte de Ana Elena Chacón, diputada del PUSC e impulsora de la legalización.
“Respeto esa posición pero solicito al país que deje la doble moral. Los homosexuales y las lesbianas carecen de derechos patrimoniales, de herencia y de seguro social”, aseveró Chacón.

Ver comentarios