Enviar
Unasur se blinda en grupo para generar confianza

La Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) debe "presentarse en grupo" para generar confianza en una coyuntura de crisis económica internacional como la actual, dijo ayer en Quito la secretaria general del organismo, María Emma Mejía.
La excanciller colombiana señaló que la reunión de ministros de Economía de Unasur que tendrá lugar el próximo viernes en Buenos Aires se orientará a establecer medidas a corto plazo para enfrentar la actual crisis y otras a medio y largo plazo sobre temas estructurales que ayuden a "blindar" la región.
En una coyuntura en la que la crisis afecta a algunas de las principales economías del mundo, como Estados Unidos o la Unión Europea, para Mejía la "idea es dar una respuesta política al mundo", según resaltó en un encuentro con corresponsales de la prensa extranjera acreditada en Ecuador.
Por eso, Unasur debe de enseñar al mundo que es una región que "crece, que es responsable fiscalmente, que va a tomar medidas en su conjunto, que tiene unas reservas en dólares importantísimas de 700 mil millones, aproximadamente".
Así pues, para la secretaria general, la meta de Unasur es ver como la organización responde como grupo y muestra "confianza política" al exterior.
Por otro lado, apuntó que a mediano y a largo plazo uno de los retos es estudiar cómo se mejora el comercio entre los países de la Unasur, que "es del 18%" del total, ya que estas naciones venden más a otros sitios como Estados Unidos que en la misma región.
Asimismo, Mejía indicó que Unasur va hacer todo lo posible para que la crisis "no les afecte" a sus miembros, por lo que los estados no sólo deben de tratar temas de productividad, sino también de "blindar socialmente" a la región.
Para eso, se requiere, entre otras cosas, mejorar las infraestructuras y las telecomunicaciones, así como combatir la desigualdad social que impera en Sudamérica.
La Unasur, cuya secretaría general tiene su sede en Quito, está integrada por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.
"Las medidas en el plano financiero tienen que ver con coordinar la administración de reservas (monetarias) y con trabajar para evitar ataques especulativos contra nuestras monedas", apuntó por su parte el ministro argentino de Economía, Amado Boudou, en una entrevista que publicó ayer el diario Página/12.
Boudou sostuvo que los doce países suramericanos tienen la posibilidad "de mucha sinergia" si aumentan el intercambio comercial entre ellos al calor de la integración productiva.
Dijo que se estudian mecanismos para que los Bancos Centrales de los doce países de la Unasur actúen "coordinadamente" y cuenten con un sistema de asistencia mutua en caso de que haya "ataque especulativo" contra alguno de ellos.
Estos mecanismos serán tratados en la reunión de ministros de Economía y presidentes de Bancos Centrales de la Unasur que se llevará a cabo desde el jueves al viernes próximo en Buenos Aires, como continuidad de las deliberaciones de la semana pasada en Lima, indicó.
"Es una novedad que nos animemos a pararnos como una de las locomotoras de la economía mundial", destacó el ministro argentino, para quien Estados Unidos y la Unión Europea (UE) "están errando la respuesta" a la crisis que sacude a sus economías y mercados.
"La cuestión (para superar la crisis global) es generar capacidad de pagar la deuda y con el ajuste no lo van a conseguir, todo lo contrario", opinó.
Argentina y Brasil, que son miembros del G-20, comparten entre sí "experiencias muy valiosas" para la Unasur en materia de integración económica y cooperación financiera, aseguró.
Boudou aludió así al acuerdo de comercio compensado de automóviles y los mecanismos de asistencia monetaria que rigen desde hace años entre Argentina y Brasil, los socios de Uruguay y Paraguay en el Mercosur, el mayor bloque comercial de América Latina que tiene a Venezuela en proceso de adhesión como socio pleno.
Remarcó, además, que la Corporación Andina de Fomento (CAF) "está actuando como un banco regional muy importante" para financiar proyectos de desarrollo mientras avanza la puesta en marcha del Banco del Sur, cuya administración compartirán siete países de la Unasur.
"Nuestros países no se están involucrando en el comercio, sino en la integración productiva, que es un concepto mucho más valioso" y que "no significa" sustentar "economías más cerradas", aseguró.
Esto "tiene que ver con integrar las cadenas de valor en ambos lados de las fronteras y generar puestos de trabajo de valor agregado (a las materias primas) en todos nuestros países", puntualizó.
El ministro argentino de Economía opinó que los males que afectan a Estados Unidos y la UE no responden a "una crisis recesiva sino a una crisis de deudas", que surgió "con la explosión de burbujas que se han formado en los últimos quince años de predominio absoluto de valorización financiera".

Quito
Bloomberg

Ver comentarios