Enviar

El sector empresarial comparte la necesidad de reformar la ley vigente, pues esta impide cumplir con el objetivo para el cual fue creado el Sistema de Banca para el Desarrollo

Una urgente reforma a la ley

El Sistema de Banca para el Desarrollo, creado hace casi un año con la finalidad de brindarles créditos a los pequeños y medianos empresarios, solo ha podido colocar hasta la fecha el 2,6% de los ¢250 mil millones con que cuenta para este propósito, porque no se concretaron, de forma adecuada las modificaciones a la ley que se requieren para que sirva a estas necesidades.
Los principales yerros tienen que ver con las altas tasas impositivas y los requisitos que deben cumplir quienes estén interesados en obtener un préstamo, pues estos no se diferencian de la banca tradicional.
Por esto, hasta el momento solo se han otorgado unos ¢6.581 millones a 1.000 productores, mientras el resto espera que un proyecto de ley sea aprobado para que subsane los inconvenientes, adecue las normas financieras a los créditos y a los deudores y establezca otras medidas para flexibilizar el acceso al crédito.
Como lo señala una nota de este medio hoy, el sector empresarial comparte la necesidad de reformar la ley vigente, pues esta impide cumplir con el objetivo para el cual fue creado el citado sistema. Pero las reformas deben hacerse sin más demoras porque innumerables pymes requieren créditos para impulsar sus operaciones y crear empleo. Una necesidad creciente en el país desde que se inició la crisis económica.
Los retrasos en la implementación de iniciativas como el Sistema de Banca para el Desarrollo, impiden el surgimiento o el fortalecimiento de muchas micro, pequeñas y medianas empresas en el país, las que en alguna medida podrían contribuir a paliar el problema del desempleo, ya que este no ha podido ser aliviado por parte del sector público.
Todas las entidades autorizadas hasta ahora por el sistema para participar como operadores financieros en este caso esperan la adecuación de las normas para que el acceso al crédito sea algo viable para quienes lo necesitan. Las actuales condiciones, que se parecen bastante a las tradicionales no han permitido al sistema cumplir con su objetivo.
Ver comentarios