Enviar
Sábado 5 Noviembre, 2011

Una solución para negocios dinámicos

Algo está cambiando. Hasta hace algunos años, la mayor parte de las oficinas eran enormes pisos divididos en cubículos, dentro de los cuales cada empleado cumplía con sus tareas sentado delante de su computadora. Si un trabajador necesitaba actualizar o reinstalar el software de su PC, su única alternativa era recurrir al departamento de sistemas, por lo que debía esperar horas o días, hasta que uno de los profesionales del área contara con tiempo disponible para solucionar su inconveniente.
Hoy ese medio ambiente de trabajo cambió rotundamente. Las necesidades de las empresas ya no son las mismas, y tampoco son iguales las posibilidades que dan los nuevos servicios que se ofrecen en la nube.

¿Cuál es el motivo para explicar este fenómeno? Simple. Cada vez existen más empresas que, en su primera etapa de crecimiento, no pueden darse el lujo de establecer enormes estructuras de IT, pero requieren servicios instantáneos y con costos controlables. En este contexto, se modifica también el concepto de infraestructura: las organizaciones ya no están dispuestas a realizar grandes inversiones en soluciones IT que no siempre son lo suficientemente flexibles ni escalables.
Hoy, el esquema organizacional se ha modificado de manera rotunda. Las compañías cuentan cada vez con más personal distribuido en diversos lugares del planeta. Algunos empleados trabajan en grandes oficinas, otros lo hacen desde su propia casa o incluso desde la sala de embarque de un aeropuerto mientras aguardan para abordar un vuelo.
Ya no pueden esperar para actualizar su software o instalar una nueva versión. Necesitan un paquete de herramientas que provea innovación al instante, que no requiera instalación y que pueda ser utilizado sin inconvenientes en y desde cualquier dispositivo. En este contexto, la opción de las aplicaciones de Google Apps, alojadas en la nube de Google, resulta una solución ideal.
Estamos avanzando hacia un universo de operaciones empresariales 100% web en el que, cada vez más, dejaremos de estar atados a un determinado dispositivo a la hora de acceder a nuestros documentos e información. Según Morgan Stanley, para 2012 las ventas de smartphones van a superar a las de las notebooks y computadoras de escritorio. En este contexto, los paquetes de aplicaciones en la nube darán a las organizaciones la posibilidad de ganar en dinamismo, productividad y capacidad colaborativa.
Es evidente que el actual contexto de negocios demanda mayor flexibilidad y dinamismo. Según IDC, para 2013 el 35% de la fuerza de trabajo mundial va a ser móvil. Las empresas tienen que estar preparadas para responder a este nuevo escenario, y para aprovechar las ventajas en términos de competitividad, operatividad y eficiencia de costos que presentan las plataformas de cloud computing.

Florencia Sabatini
Gerente de Relaciones Públicas de Google Apps y Google Enterprise para Latinoamérica