Enviar
Sábado 2 Agosto, 2014

La Bandera Azul Ecológica con una estrella es el reconocimiento del avance en el cuido a la naturaleza y una responsabilidad que asumimos como líderes en el sector


Una responsabilidad

La Bandera Azul Ecológica ondea en su asta. Simboliza las acciones ejercidas para lograrla y el proceso de cambio profundo en la mentalidad de quienes creímos necesario mostrarle al país que las actividades empresariales pueden coexistir en armonía con el ambiente.
Más allá de los enunciados que conforman sus objetivos, consideramos que el premio nos enrumba en el camino de mantener la responsabilidad social ambiental con el planeta.


Con el cambio de mentalidad, establecimos varias acciones que dieron como resultado el galardón: en la factura de combustibles logramos ahorrar ¢17,1 millones en 2013, lo cual se alcanzó optimizando rutas, con mantenimiento preventivo y el uso de energías alternativas. No fue fácil, pero bien valió la pena el esfuerzo.
A lo interno, con la población colaboradora, se ejecutaron campañas de sensibilización para promover el uso racional del agua potable. Se cambió la grifería y la tecnología en los inodoros, lo que se reflejó en una reducción del consumo del 27% y significó ¢1,6 millones menos en la factura por ese servicio.
En materia de consumo energético reacomodamos los horarios de trabajo para minimizar las horas de luz artificial, se cambiaron 1.189 luminarias por otras de tipo LED; se sustituyeron equipos de aires acondicionado por otros de mayor eficiencia y se introdujeron computadoras y laptops con certificación Energy Star, que garantizan bajo consumo energético.
También se implementaron políticas para el manejo integral de los residuos sólidos, que permitieron la reducción del 15% en el consumo de papel, pese aumentar la planilla en un 13%. De igual manera, se reforzó la clasificación de residuos que puedan valorizarse, tales como cartón, estereofón o plástico; además de la iniciativa Gollo Recicla, pionera a nivel centroamericano en la recolección de residuos eléctricos y electrónicos, mediante la cual se han recolectado más de 155 toneladas tratadas de estos residuos peligrosos.
La Bandera Azul ecológica en la categoría de Cambio Climático es un distintivo que premia el esfuerzo y el trabajo voluntario en la búsqueda de la conservación y la protección de los recursos naturales y en Gollo nos propusimos ser la primera empresa del sector comercial en alcanzar este reconocimiento desde la primera postulación.
El regocijo de recibirla en las oficinas centrales, es el resultado del aporte que, como empresa, estamos en la obligación de hacer. Y no queda allí, se trabaja en fortalecer prácticas y en nuevas acciones para incentivar el uso racional de recursos.
La Bandera Azul Ecológica con una estrella representa tanto el reconocimiento del avance en el cuido a la naturaleza, como una responsabilidad que asumimos como líderes en el sector. Invito a todas las empresas del país, de cualquier naturaleza, a realizar esfuerzos por el planeta, a participar por obtenerla.

Andrea Morales

Coordinadora de Responsabilidad Social de Tiendas Gollo