Una próxima recesión en EE.UU. podría ser larga, pero no profunda
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

Si los Estados Unidos entran en recesión este año, podría parecerse mucho a una aburrida conversación en un cóctel: muy larga y superficial.

La mayor economía del mundo tiene una serie de puntos fuertes, desde bancos bien capitalizados hasta hogares estables en términos financieros, lo que contribuiría a limitar la profundidad de un revés, si éste se produjera. Sin embargo, en momentos en que las tasas de interés están apenas por encima de cero, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, y sus colegas carecen de herramientas para sacar la economía de un hoyo con rapidez, dicen economistas.

“Si hubiera una recesión, podría ser superficial, pero más prolongada que los episodios de 1990 y 2001, dado que las tasas de interés no pueden bajarse tanto”, dijo Kevin Logan, economista jefe para los Estados Unidos de HSBC Securities (USA) en Nueva York.

Esas dos recesiones duraron ocho meses y fueron leves según los parámetros históricos. El producto interno bruto cayó sólo 0,3% en 2001, mientras que se contrajo 1,3% entre 1990 y 1991.

La recesión de 2007-2009, en cambio, fue la más profunda y larga desde la Gran Depresión. Se extendió 18 meses y la caída de la producción fue de 4,2%.

Si este año comienza otra recesión, “es probable que se parezca más a las de 2001 o 1990-1991”, dijo Bruce Kasman, economista jefe de JPMorgan Chase en Nueva York. “No tendrá el mismo tipo de dislocaciones financieras y estrés” de la última.

Más probabilidades de una recesión

En momentos en que la economía global vacila y hay turbulencias en los mercados financieros, las probabilidades de una recesión en los Estados Unidos han aumentado, según economistas que consultó Bloomberg el mes pasado, en cuya opinión las probabilidades de una recesión en los próximos 12 meses son de 20%, más que el 15% estimado en diciembre, según la mediana de las estimaciones.

La principal razón por la que muchos economistas apuestan contra una declinación del PIB este año es la misma por la que sostienen que no será muy profunda. Los Estados Unidos están libres en su mayor parte de las distorsiones económicas que podrían impulsar una fuerte caída de la producción.

“Aparte de un exceso de inventario, los Estados Unidos no tienen grandes desequilibrios”, dijo Peter Hooper, que fue funcionario de la Fed durante 26 años y ahora se desempeña como economista jefe de Deutsche Bank Securities en Nueva York.

El crecimiento se desaceleró a 1% en los últimos tres meses de 2015 –en comparación con el 2% del tercer trimestre- en parte debido a que las empresas redujeron la acumulación de inventario.



Ver comentarios