Una nueva mezcla de factores impulsará a EE.UU.
Enviar
Una nueva mezcla de factores impulsará a EE.UU.

Washington -- Las crecientes exportaciones y los avances en la productividad son parte de una “nueva mezcla” que impulsará a la economía estadounidense a tasas de crecimiento superiores a las imaginadas por quienes hablan del “nuevo ritmo normal”, dijo el economista Joseph G. Carson.
La mayor economía del mundo se expandirá cerca de 3,5% en promedio en los próximos años, coincidiendo con el último medio siglo, dijo Carson, director de investigación económica en AllianceBernstein LP en Nueva York, en una nota a los clientes el 30 de octubre. Mohamed El-Erian, máximo responsable de Pacific Investment Management Co., está entre quienes pronostican tasas de crecimiento potenciales de cerca de 2% o menos como el “nuevo ritmo normal” para Estados Unidos.

“Aunque no disputamos muchos detalles de este argumento, estamos en fuerte desacuerdo con la conclusión”, escribió Carson. “Desde nuestro punto de vista, el estímulo fiscal creará una nueva mezcla de motores de crecimiento en el futuro cercano”.
Ambos bandos admiten que el gasto de los consumidores se mantendrá bajo mientras los estadounidenses ahorran más y pagan deudas, al tiempo que una cantidad récord de propietarios de viviendas y crecientes ejecuciones hipotecarias sofocan el mercado inmobiliario. Carson disiente de los otros en cuanto al papel que jugarán la demanda global, los déficits gubernamentales, los préstamos bancarios y la innovación en la reactivación del crecimiento.
Los estímulos de los Gobiernos desde Asia hasta Europa bombearán una cantidad sin precedente de $950 mil millones, o 2% del producto interno bruto, en la economía global, según los cálculos de Carson. “Gran parte” del gasto aprobado este año se efectuará realmente en 2010, agregó el economista, citando planes de Estados Unidos para reparar su infraestructura.
Aunque esos desembolsos han agotado los cofres públicos y disparado los déficits, “la historia muestra que los Gobiernos han combatido déficits relativamente grandes durante recuperaciones económicas sin socavar el crecimiento”, escribió Carson.
Además, los bancos pronto tendrán que dejar de acumular efectivo y deberán hacer más préstamos para generar ganancias, añadió. Las reglas crediticias acaban de aflojarse y se necesitará cerca de un año para que los créditos empiecen a expandirse a buen ritmo, según Carson.
Estos ajustes a plazo relativamente corto serán acompañados de continuos avances en la eficiencia desencadenados por el gasto en nuevo equipo y tecnología, dijo el economista.
“Miles de millones de dólares de inversión fluyen hacia nuevas áreas como combustibles alternativos y nanotecnología”, agregó. “Los economistas deben tomar conciencia de estas tendencias y admitir que con tantas nuevas tecnologías en el horizonte es extremadamente difícil determinar un crecimiento a un “nuevo ritmo normal”, dijo Carson.
“La sorpresa no estará en los números brutos, sino en la composición del crecimiento, que será transformada para siempre por compañías y sectores que probablemente ni siquiera existían en 2009”, agregó.
Como signo de que también otros inversores sienten más confianza en que Estados Unidos dará pronto un giro positivo, Warren Buffett, de Berkshire Hathaway Inc., anunció ayer que acordó comprar la empresa ferroviaria Burlington Northern Santa Fe Corp. en una transacción valuada en cerca de $44 mil millones.
“Es una apuesta incondicional al futuro económico de Estados Unidos”, dijo Buffett en una declaración.

Ver comentarios