Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 1 Abril, 2015

Encuentro que esta decisión del presidente Solís demuestra un interés en aumentar la competitividad del país y de lograr que el sector público aporte más por el mismo costo


¡Una excelente decisión presidente Solís!

El presidente Luis Guillermo Solís debería recibir felicitaciones de todos por la decisión que ha tomado de mantener abiertas las oficinas del Poder Ejecutivo los primeros tres días de la Semana Santa. Ha puesto la pauta y ojalá que otras instituciones sigan el ejemplo en años venideros.
Sería importante que el sector productivo supiera si este cambio es permanente, porque más de una empresa tendría interés en seguir abierta si ya estos días serían normales en el futuro.
Un país que tiene una tasa de desempleo del 10% y de subempleo de otro 15%, donde el PIB crece a más o menos un 2% anual, no puede darse el lujo de cerrar su producción por diez días, cuando los feriados oficiales realmente solo son dos.
Es tan fuerte dentro de la economía lo que es el gobierno, que cerrándolo por tanto tiempo casi que obliga a otros sectores a seguir su ejemplo.
Algunos líderes sindicales del sector público protestaron la medida tomada por el Presidente argumentando que iba a sufrir la industria turística si faltaban los empleados del gobierno en los distintos centros balnearios. Por supuesto que los representantes de los centros turísticos repudiaron esa posición; la verdad es que la Semana Santa cae en plena época alta turística y todos los hoteles y otras facilidades están llenos de turistas internacionales.
Más bien agregar entre vacacionistas tanta gente local en el mismo periodo provoca presas, congestión y situaciones desagradables. Los que obligatoriamente toman vacaciones en este periodo reciben el peor servicio y pueden estar horas extras en las carreteras por tanto vehículo en tránsito.
Muchas empresas privadas han adoptado la costumbre de dar las vacaciones obligatorias a sus trabajadores divididas entre la última semana de cada año y la Semana Santa. Si se eliminan estas vacaciones de Semana Santa, los trabajadores pudieran disfrutar de todos los 15 días en una sola tanda, en vez de tenerlas divididas.
Será en los centros educativos donde habrá más problemas si en el futuro se les pide trabajar los primeros tres días de Semana Santa. Los docentes están acostumbrados a tener ese tiempo libre; esto es cierto en escuelas, colegios y universidades. Pero se pueden renegociar contratos para dar esos días en otra época del año.
Entonces habrá trenes los días 30 de marzo y los primeros dos días de abril; también estarán los autobuses operando normalmente. Seguramente habrá citas para tomar el examen de manejo; la Caja estará atendiendo no solo en hospitales sino también en los EBAIS y las clínicas. Extranjeros podrán tramitar permisos de trabajo en Migración.
Encuentro que esta decisión del presidente Solís demuestra un interés en aumentar la competitividad del país y de lograr que el sector público aporte más por el mismo costo; es difícil pedir a los costarricenses que paguen más impuestos cuando tienen una visión de empleados públicos que laboran menos que los demás trabajadores y que reciben ingresos superiores.

Carlos Denton
[email protected]