Una empresa en continua metamorfosis
Enviar

Desde su fundación, la Bolsa Nacional de Valores ha contribuido al crecimiento y desarrollo del mercado de capitales en Costa Rica, a través de la canalización del ahorro hacia la inversión productiva caracterizada por una administración de mercados eficiente, transparente, equitativa, competitiva, segura y supervisada.

Su desarrollo a lo largo de estos 40 años permite contar con suficientes elementos de juicio para afirmar

Desde el primer gran reto, durante la crisis de la década de los 80, la empresa probó estar preparada para convertirse en el indicador económico más fiable de nuestro país.

En ese momento tan delicado, demostró estar lista para asumir cualquier desafío.

Un paso para propiciar estos cambios ha sido generando una cultura financiera, a través de la implementación de entidades dedicadas a la educación financiera y bursátil, preparando capital humano e invirtiendo en desarrollo.

Desde sus inicios, la Bolsa ha vivido una ininterrumpida modernización de acuerdo con las necesidades del mercado.


Como parte de estos continuos procesos, es que en el año 2015 empieza a funcionar InterClear, una entidad proveedora de servicios de custodia, registro y administración, que centraliza las emisiones negociables en el mercado.

Este tipo de iniciativas no solo representa un gran orgullo para el mercado de capitales, sino también para Costa Rica, ya que se cuenta, por vez primera, con una amplia red de contrapartes internacionales que permite a nuestros clientes el acceso a los principales mercados del mundo.

Aunque la meta es continuar innovando con productos y servicios que consoliden el mercado para generar más riqueza y una mejor distribución de la misma, la Bolsa se ha topado en los últimos meses con una serie de obstáculos procedentes del propio sector financiero nacional, promoviendo iniciativas que, de implementarse, atentarían contra el futuro de la empresa.

Mientras en el mundo la tendencia va dirigida hacia el fortalecimiento de las bolsas de valores, en nuestro país acusamos intereses mezquinos que procuran debilitarla.

La empresa se ha consolidado en su organización operacional, manteniendo una infraestructura computacional para dotar al sistema de operaciones consolidadas en la administración de títulos valores en general y eso representa una gran ventaja para el país.

Es cierto que tenemos temas pendientes, pero para sacarlos adelante requerimos la colaboración de todos los actores que intervienen en el mercado financiero bursátil.


Es importante recordar que el desarrollo de nuestro mercado de valores fue declarado de interés público y nacional por el Poder Ejecutivo (Decreto No. 37151-H, del 30 de mayo de 2012), y todavía no perdemos la fe de que recibiremos el apoyo que conlleva una proclama de esta dimensión.

Orlando Soto Enríquez
Presidente Junta Directiva
Bolsa Nacional de Valores