Enviar
Domingo 13 Diciembre, 2009

Una democracia digital

El estudio realizado por LA REPUBLICA pretendía precisamente probar si el uso del Facebook por parte de los candidatos era adecuado o no, sobre todo en el criterio de una comunicación bidireccional.
Se creó un seudónimo y se establecieron los parámetros de la investigación y comentarios con un acta notarial.
La única razón por la cual se decidió usar un seudónimo, es porque tengo contacto con las oficinas de prensa de los candidatos (PLN, ML, PAC, USC) y eso hubiera comprometido el estudio porque me habrían identificado y respondido.
En la página de Facebook de Laura Chinchilla me consideran “troll” por tener pocos amigos con mi seudónimo y usar una fotografía de personaje ficticio, a pesar de eso, otros candidatos sí me respondieron pues mis preguntas y comentarios sí aportaban.
No obstante, algunos participantes en el “page” de Laura Chinchilla se quejan de que no se les responde a pesar de no ser “troll”, ya que son personas con perfiles auténticos.
“Me echaron del Facebook de Laura Chichilla, además creo que todo lo comentado ahí esta siendo analizado por gente que trabaja en mercadeo y demás”, comentó.
Juan G. Mora Obando es usuario de Facebook con su fotografía real y tiene más de 114 amigos.
Él comentaba críticas a Laura Chinchilla realizadas por distintos medios de comunicación y también realizaba preguntas que nunca se respondieron.
Así mismo, Pablo Barrantes, quien tiene su foto real en Facebook y 460 amigos, realizaba críticas y preguntas a Laura, que nunca se respondieron y fue bloqueado.
Basta ver el “page” de Laura para darse cuenta de que hasta ahora han empezado a responder muy pocos comentarios, pero solo con información de horarios o campaña. Hay muchas preguntas sobre propuestas de distintos usuarios que son ignoradas.
Creo que el “page” de Laura induce al error, ya que muchísimos comentarios y preguntas son dirigidos personalmente a Laura, pero no encontré ninguno dirigido a los colaboradores de redes sociales de la campaña liberacionista.
En los perfiles de otros dos candidatos quedó claro que son los colaboradores de la campaña los que comentan, bajo la directriz del candidato.
Es cierto, el Facebook apunta al nicho de jóvenes que disponen de tecnologías y les gusta la rapidez, pero también es un sector al cual le gusta lo personalizado, la comunicación en ambas vías, el networking y es algo que, según investigué, no existe en el “page” de Laura Chinchilla, sea ella quien lo maneje o no.
Por el contrario, queda en evidencia que el “page” de Laura Chinchilla en Facebook es un medio de comunicación personal en el que se publican la agenda y propaganda de la candidata y se ignoran las inquietudes de personas interesadas. Muchas de esas personas, como yo, aún están indecisas sobre en quién depositar la responsabilidad de ser el próximo presidente y por eso cuestionan.


Silvia Pardo
[email protected]