Una Copa no rebosante
Enviar
Una Copa no rebosante
Transcurrió sin pena ni gloria, el coraje se impuso a la técnica y las estrellas no brillaron

La Copa América finalizó ayer sin cumplir el cometido de llenarle los ojos de fútbol al mundo, y más bien con déficit de emociones. En esta competencia la que la garra superó la técnica y los hombres a los nombres.
Argentina y Brasil se quedaron muy temprano e invitados inesperados, como Venezuela, que al final fue cuarto del torneo, significaron una grata sorpresa entre comillas, porque desde hace mucho rato vienen haciendo las cosas bien.
No obstante, no se puede obviar por otra parte que uno de los finalistas, Paraguay, estuvo a punto de tocar el cielo, sin haber ganado (ni perdido tampoco) ningún partido de los previos a la final, ni tampoco olvidar un arranque en el que los goles se dieron a cuentagotas.

El argentino Lionel Messi y el brasileño Neymar ayer estaban en el olvido, mientras que Luis Suárez, Diego Forlán y Paolo Guerrero surgieron como los referentes y por supuesto Justo Villar, el héroe que tanta alegría le dio a los paraguayos, aunque al final no pudiese evitar la debacle.
Con respecto a la participación de Costa Rica y México, está claro que ambas selecciones quedaron debiendo y ahora en Surámerica algunos sienten un sabor amargo por el hecho de que un torneo tan importante se haya aceptado a dos equipos cuya confederación les impuso llevar jugadores juveniles, para no perjudicar el torneo de Copa de Oro.
Lo anterior deja claro que si en un futuro se concretara, lo que ahora está en conversaciones, de realizar un solo torneo entre las dos confederaciones, habría muchos aspectos que aclarar antes.
Dentro de lo que se puede llamar ganancia en esta Copa no tanto para el fútbol nacional sino para los futbolistas nacionales, se puede señalar lo sucedido a Joel Campbell, quien tuvo un buen partido ante Bolivia, y captó la atención de la prensa internacional y de los cazadores de talentos; eso le abrió una gran perspectiva para una futura contratación que pareciese estar cerca.
La agencia EFE incluyó a Campbell entre los 10 mejores de la Copa y dicen de él que “asumió riesgos, protagonismo y con su regate y velocidad deslumbró al fútbol latino en la fase de grupos”.
Por el momento, lo que sí está muy es claro que la selección uruguaya ya tiene el tiquete para jugar la Copa Confederaciones de 2013 en Brasil, en representación del fútbol suramericano, y que en la finalizada Copa América se demostró que los jugadores no son tanto lo que cobran, que lo que hacen.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios