Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Una propuesta de atención

| Viernes 11 abril, 2008



Una propuesta de atención


En una entrevista con LA REPUBLICA Antonio Saca, presidente de El Salvador, aboga por que el istmo unifique esfuerzos en su combate a la delincuencia, la cual está haciendo estragos a nivel regional.
Un llamado oportuno y que debe ser respondido con atención por parte de los representantes de los Gobiernos del área, considerando que cualquier empeño que se logre sumar en este sentido repercutirá positivamente a lo interno de cada país.
De igual manera los beneficios serán para la región como tal y se podrán convertir en un mensaje positivo para quienes están interesados en propiciar intercambios con Centroamérica y nos conciben como un bloque organizado o, al menos, en camino de serlo.
Ciertamente los problemas de inseguridad de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Guatemala y Costa Rica no son idénticos y en algunos países la situación es más grave que en otros pero, como bien lo dice Saca, la delincuencia se ha globalizado y no respeta fronteras. Por el contrario, busca transgredirlas en su insaciable búsqueda de víctimas, y su poder mal encauzado tarde o temprano tocará nuevas tierras.
Por eso el intercambio de conocimientos, experiencias y políticas públicas que se logre producir entre las autoridades de las naciones vecinas se constituirá en una ganancia de tiempo y recursos para lograr dejar atrás a quienes amenazan con quitarles la calidad de vida a los habitantes centroamericanos.
Si sumado a un fructífero canje de información, las autoridades policiales del istmo logran trabajar más de cerca y crear un plan estratégico para optimizar los recursos humanos y económicos de la región, las maras, los traficantes de drogas, armas y personas verán cada vez más limitado su campo de acción.
Lejos de ser ilusa, la propuesta de Saca se basa en una triste realidad que está arrodillando a Centroamérica y hoy precisa de respuestas rápidas y efectivas. Vale la pena escucharla y mejor aún, procurar llevarla a cabo antes de que sea demasiado tarde.