Enviar
Una interpretación científica de Dios

Carmen Juncos
[email protected]

Los seres humanos procuramos adquirir información no solo para ser más eficientes en nuestro mundo sino para entender nuestro lugar en él, por qué estamos aquí. En el caso del filósofo Matthew Alper, quien también desempeñó muchos otros tipos de trabajos en su vida, la principal preocupación desde su adolescencia fue adquirir un conocimiento claro y preciso de Dios. Después de muchos años en los cuales vivió a veces abatido y desesperado por esa interrogante, asegura que regresó y además con lo que él cree puede ser la respuesta: una capacidad cognitiva del ser humano para la espiritualidad y la religiosidad. Su teoría la expone ahora en su libro “Dios está en el cerebro”.


Dios está en el cerebro
Norma
2293-1333
Librerías Internacional y Universal
¢9.900


Ver comentarios