Enviar
Una división en busca de mejorar rendimientos

Los fondos voluntarios se dividieron en A y B para lograr un mejor rendimiento y minimizar problemas ante eventuales crisis

Desde el pasado 1º de noviembre, los fondos de pensión voluntarios cambiaron con el fin de darles una mayor posibilidad de rendimiento a sus afiliados, y a la vez, protegerlos de las vicisitudes del mercado.
A partir de esa fecha, los fondos voluntarios fueron divididos en A y B.
En el A se incluyen todos aquellos contratos de afiliados que se activaron hace más de cinco años y medio y que ya cumplieron con las 66 cuotas que establece el reglamento de la Ley de Protección al Trabajador, como plazo mínimo para sacar los recursos.
En el B se encuentran los planes que no poseen ninguno de los dos requisitos para que los afiliados puedan redimir sus recursos. Una vez que los cumplen, los planes se trasladan al A, a menos que el afiliado exprese por escrito su deseo de permanecer en el B.

Ventajas

La principal ventaja con esta disposición es que al separar afiliados con diferentes perfiles, se puede lograr una mayor eficiencia en la administración de estos recursos y, por ende, buscar una mejor rentabilidad.
La otra ventaja tiene que ver con la protección al afiliado. Por ejemplo, en 2004, cuando surgió una fuerte crisis en el mercado de valores costarricense, muchos afiliados decidieron retirar su fondo de pensión voluntario, pues ya habían sobrepasado el tiempo que exigía la ley y tenían temor de ver una disminución en sus ganancias.
Esta situación afectó a quienes no pudieron retirarse, porque el reglamento no se lo permitía.
Ante lo acontecido, la decisión de separar las cuentas evita que individuos con diferentes horizontes de inversión (unos de mediano o largo plazo) y otros de corto plazo estén en un mismo fondo.
Esta separación de fondos también permite un manejo más eficiente de la cartera, pues en el fondo B puede haber una mayor proporción de activos de largo plazo que en el A. Si bien este tipo de títulos se ven muy afectados por situaciones concretas del mercado, a lo largo del tiempo suelen tener una muy buena rentabilidad, mayor a la que tendrían emisiones de corto plazo. Sin embargo, esta aseveración no siempre se cumple pues los fondos no garantizan rendimientos.


¿Qué debe hacer?

*Si usted cumple el plazo mínimo de cinco años y medio de permanencia y las 66 cuotas, su operación pasará automáticamente al plan A. Si su plan no cumple uno de los requisitos entonces pasará a formar parte del B.

*Si su caso particular es el primero y desea pertenecer al fondo B, debe solicitárselo a un ejecutivo de su operadora de pensiones.

*Al pertenecer al B, debe comprometerse a que tendrá una permanencia mínima de 36 meses y que solo podrá sacar un 30% de los recursos de su fondo en el primer año.

Fuente: operadoras de pensiones
Ver comentarios