¡Una ciudad sin autos!
Enviar

Aire más puro, mayor planificación, aumento de espacios públicos más inclusivos, vida urbana y hasta cero autos son parte de las tendencias del futuro que marcan ya las grandes ciudades.

Se trata de toda una transformación urbana que no solo repercute en la estética citadina, sino en el ambiente, la salud pública y la calidad de vida de los habitantes.

“El desarrollo suburbano, no tiene un alto costo en términos de infraestructura, pero existe evidencia de que está directamente relacionado con la salud física y el estado mental de las personas. Las comunidades de baja densidad con muchos automóviles no tienen capacidad para apoyar al transporte público ni la movilidad, por lo tanto, crean la necesidad de tener dos o tres coches en cada casa, lo cual tendrá que ser enfrentado en un futuro muy cercano”, resaltó Neno Kovacevic, experto en diseño urbano, arquitectura y paisajismo.

Si bien hoy para una vida normal se nos ha creado la necesidad de contar con vehículo y utilizarlo en todo momento aun en distancias cortas, en los próximos 15 años se acerca un cambio muy grande en términos de movilidad, según Alejandro Echeverri, arquitecto y urbanista involucrado en la transformación de Medellín.

“Ya se está viendo en estrategias de movilidad limpia, un cambio cultural y estructural en las ciudades donde la proximidad es importante, vivir cerca de donde se trabaja, vivir cerca de donde se estudia, caminar más, movernos en bicicleta, eso no es una utopía, ya se da en muchas ciudades, lo que pasa es que nos hace falta dar ese cambio a nosotros. La ciudad no se cambia haciendo obras faraónicas que estén lejanas a las necesidades de la gente, el día en que vivamos la ciudad cívicamente con responsabilidad ambiental y transitemos de manera segura habremos logrado un impacto en la movilidad”, resaltó.

Ciudades pioneras

Venecia: esta ciudad es mundialmente conocida por tener canales de agua por donde circulan las famosas góndolas, pero aun teniendo multitud de calles, jamás se verá un coche circulando por ellas porque está terminantemente prohibido. Hay un límite que está en Piazzale Roma, donde se encuentra un enorme aparcamiento y a partir de ahí, hay que andar o navegar.

Capri: Solo se permite la entrada al casco antiguo de sus dos principales ciudades Capri y Anacapri a una cantidad determinada de taxis, que tienen la obligación de dejar o levantar pasaje e irse rápidamente y solo pueden hacerlo por determinadas rutas, el resto es peatonal.

Róterdam: En esta ciudad holandesa se encuentra la Lijnbaan. Construida en 1953, se la considera la primera calle peatonal del mundo. Es un centro de compras completamente libre de polución.

Giethoorn: es la pequeña Venecia de Holanda, esta localidad también está libre de la circulación motorizada. Solo se puede recorrer a pie, en bicicleta o en multitud de embarcaciones, disponibles tanto para los habitantes, como para el turismo.

Dubrovnik: Esta ciudad de Croacia tiene el 100% de su casco antiguo vedado al tráfico de vehículos, siendo enteramente peatonal. Por sus calles solo se puede caminar o usar bicicletas y eso en las zonas habilitadas que poseen carril bici. La ciudad de Split, al sur del país, también cuenta con una prohibición similar.

Louvain-la-Neuve: se trata de la ciudad universitaria belga, tiene la mayoría de sus calles vedada a la circulación. Para lograrlo, han instituido lugares de estacionamiento gratuito en las vías aledañas, así los estudiantes, el personal y los visitantes, dejan sus vehículos y acceden al campus andando o en bicicleta.

Oslo: En Noruega, la prohibición de los automóviles es parte de un plan para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% en 2020 con respecto a los niveles de 1990.