Enviar
Una autopista segura para el dinero

Eric Campos
Gerente Banca Empresa
BAC San José

Dos temas son de preocupación constante para los costarricenses hoy: la economía y la seguridad. En ambos casos, conviene que redoblemos esfuerzos para proteger el dinero y el bienestar futuro de personas y empresas.
Por ello, el Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (SINPE) cobra especial relevancia como una herramienta que fortalece, principalmente, a personas y pequeñas compañías y nos da a las entidades financieras la oportunidad de trasladar múltiples beneficios a nuestros clientes.
El desarrollo que ha experimentado Costa Rica en el área de operación interbancaria ha sido objeto de exposición y halago a nivel internacional.
En tan solo diez años, pasamos del dominio de los cheques (con sus inconvenientes logísticos, seguridad, costos y tiempo) al uso creciente de transferencias y pagos electrónicos rápidos, seguros y confiables.
En la comodidad de la casa o la oficina, miles de personas mueven dinero y pagan servicios, gracias a esta moderna plataforma tecnológica que conecta a todas las entidades financieras.
Durante los últimos tres años, y apoyados en el SINPE, hemos promovido y desarrollado en BAC el acceso a servicios electrónicos novedosos y de mayor valor agregado para que personas y pequeñas empresas se tecnifiquen y disminuyan costos y riesgos.
Desde el cheque electrónico, el pago electrónico a proveedores, hasta los servicios de cobranza electrónica como DEBIBAC, las aplicaciones basadas en el SINPE facilitan la operación de usuarios a un menor costo e incluso de forma gratuita.
En nuestro caso, contamos con varios miles de usuarios y cientos de millones transados en movimientos de pago y cobro. Esto le ha ahorrado al país un 30% en el uso de cheques y el reto para todo el sistema financiero será popularizar y, sobre todo, facilitar otros servicios comunes en el mundo desarrollado.
Un ejemplo es el débito a cuenta de pagos menores con el uso del SINPE, para sustituir los costosos y riesgosos retiros de efectivo que hoy se hacen para más de la mitad de los pagos de cuotas, alquileres y mensualidades.
Como es normal, su uso debe acompañarse de las precauciones necesarias por parte de usuarios y entidades, aunque la incidencia de malas experiencias es nula en comparación con los beneficios que nos ofrecen estos productos en el SINPE.
Medidas adicionales de seguridad, tales como conocer a quién le estamos pagando, saber su número de cédula y su cuenta cliente, así como las nuevas condiciones de la incipiente firma digital, son parte de las soluciones de un sistema de pagos más seguro y confiable.
Se trata de un cambio cultural y, como tal, nos exige informarnos y aprovechar estas herramientas para ser más competitivos en el manejo del dinero. Aprovechemos esta autopista para tener un entorno más seguro y competitivo como país.
Ver comentarios