Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 24 Diciembre, 2014

 Los expertos dicen que la Navidad es uno de los días más felices del año, pero que también es de los más tristes


Un saludo a los que no podrán celebrar

Quisiera mandar un saludo a los que no tendrán la oportunidad de celebrar la Navidad en compañía de sus familiares. En especial quisiera mencionar a los policías, los oficiales de seguridad privada y a los guardas penitenciarios. Muchos de ustedes pasarán esta noche, solos y abrigados contra el frío. Muchas gracias por su servicio a la patria.
También hay que citar a los bomberos, los voluntarios y otros de la Cruz Roja que estarán vigilando por todos de nosotros esta noche. Tengan por seguro que no nos hemos olvidado de ustedes.
Con los médicos, las enfermeras, los técnicos laborando en las salas de emergencias y a los que atienden en los salones, estamos todos agradecidos.
A los muelleros de Caldera (no a los de Limón que por convención colectiva no trabajan y cierran el puerto) les agradecemos, así como a los funcionarios de los aeropuertos Juan Santamaría y Daniel Oduber. Los barcos y los aviones tienen que seguir operando por más feriado que sean esos días.
¡No sé qué vamos a hacer cuando los que ofrecen servicios esenciales, se puedan ir de huelga! ¡Por lo menos para este 24 de diciembre allí estarán todos!
A los tripulantes de barcos y aviones, muchos que están lejos de sus familias, feliz Navidad.
Y hay muchos más que tienen que trabajar en estos días —choferes de autobús y taxi, cocineros, amas de llaves, meseros (as), presentadores de radio y televisión, vendedores de gasolina en las bombas, operadores de grúas, operadores de teléfono, técnicos en todo el país que dan servicio de averías tanto de luz como de agua—, todos merecen un agradecimiento. ¡Felicidades!
Hay otros que no podrán celebrar la Navidad porque no tienen opción al respecto. Me refiero a los más necesitados del país —estos posiblemente estarán unidos con sus familias esta noche. Pero no habrá nada especial de comer, ni tampoco juguetes para los niños. No habrá arbolito, ni tampoco pesebre. Quizás estarán comiendo unos frijoles y un pan; ojalá que haya para todos. Espero que la televisión esté funcionando, porque todos tienen, y que puedan ver al papa Francisco dar la misa.
También hay que recordar a los que no tienen hogar fijo, que deambulan por la calle buscando alguna droga que les dé sueño y que les permita dormir sobre un pedazo de cartón abrigados por algunos trapos que tienen guardados por allí.
Los expertos dicen que la Navidad es uno de los días más felices del año, pero que también es de los más tristes. Se registra mucha violencia además de más de un suicidio. Pero sobre todo hay muchos que se sienten melancólicos; tienen todo tipo de problemas económicos (deudas), quizás las relaciones conyugales no son buenas, tienen un hijo (a) adolescente que decepciona, quisieran estar con otra persona, y tantas situaciones más. Las luces y la rica comida navideña no les ayudan a superar la sensación negativa.
¡Ánimo a todos! ¡Es la Nochebuena! ¡Felicidades!

Carlos Denton
[email protected]